‘No place for the living’, la historia del ‘Nekromantik’ original

Seguro que recuerdas Nekromantik, aquella película “prohibida” en la que te dejaste veinte duros de videoclub para llevártela a casa. Bien, No place for the living recupera la truculenta historia en la que se basó el clásico de culto de Jörg Buttgereit de 1987.

Habrá que ir preparando el cerebro ante la llegada de No place for the living, la película de Ronni Thomas que recrea la historia original de Carl Von Cosel, un doctor que perdió la cabeza cuando decidió compartir su vida con el cadáver de una joven mujer durante los siete años que la dejó tumbada en su cama. El amor no tiene límites, ya sabes.

Tal y como leemos en Shock till you drop, Thomas parece ser la persona indicada para el trabajo una vez vista su anterior película, Walter Potter: The Man Who Married Kittens (2015), un corto documental sobre un taxidermista (real) victoriano que tenía algún jodido problema en la cabeza.

Para sacar adelante su nuevo proyecto traumático, el director se ha asociado de nuevo con el Morbid Anatomy Museum para potenciar su campaña de mecenazgo, que necesita 50.000 dólares para llegar a la meta. De momento, a falta de tres semanas, no llega a los 4000, lo que va a hacer algo difícil su producción.

La historia, prácticamente rodada con marionetas (GRACIAS A DIOS) cuenta con la narración de Richard Stanley (Hardware) y con el arte titiritero de Robin FrohardtEl director afirma querer hacer una película que desafíe al espectador hasta el punto de hacerlo aceptar lo que hizo Von Cosel. Ojalá podamos ver la película en algún momento. Y su anterior trabajo también.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad