[Novedades Filmin] Ciencia-ficción etíope, mundos sordomudos, gángsters a pares y un montón de tebeos

Esta semana venimos cargados de color y violencia. El color de un par de documentales sobre comic, cada uno con su estilo, que traemos para acompañar al acontecimiento cultural del fin de semana: la celebración del Saló del Comic de Barcelona. Tanto si estáis allí como si no, nuestras recomendaciones semanales de Filmin os servirán para acompañar las típicas pausas audiovisuales entre tebeo y tebeo. Ojo: esta semana muerden.

Cada semana os traemos recomendaciones que creemos que os pueden interesar: hurgamos entre las novedades y el fondo de catálogo de la plataforma de VOD y entresacamos nuestras pelis favoritas. Algunos clásicos incombustibles, otras joyas ocultas, todas más que recomendables… y todas ellas obedecen a nuestro gusto particular. Seguro que tienes mucho que discutir, pero haznos caso. Que te van a gustar.

La distopía etíope: Crumbs

Crumbs (Miguel Llansó, 2015). Esta producción etíope dirigida por el español Miguel Llansó es poco menos que indescriptible: está planteada como una distopía de ciencia-ficción plagada de referencias pop y humor surrealista, que a veces recuerda a las chifladuras metafísicas de Hitoshi Matsumoto, a veces a la hosca ciencia-ficción reflexiva de descampados de los setenta y a veces solo a sí misma, con sus guiños a Michael Jackson, a Papá Noel y a Superman. Usando la ciencia-ficción solo como telón de fondo (una enorme nave espacial que flota en el cielo y que desencadena la acción cuando, un día, enciende sus motores), lo mejor que se puede decir de Crumbs es que desafía a cualquier descripción. Así de especial es la puñetera.

Ultraviolencia sorda (y muda): The Tribe

The Tribe (Myroslav Slaboshpytskiy, 2014): Una película asombrosa por su atrevimiento: sin voces en off ni subtítulos se desarrolla íntegramente con lenguaje de signos. No es por eso por lo que resulta relevante esta coproducción entre Ucrania y los Países Bajos, claro, sino por asimilar los códigos del cine de adolescentes y regurgitarlos a base de sexo iniciático y violencia descarnada. La primera película de Slaboshpytskiy cuenta cómo un recién llegado a un colegio para sordomudos se integra en la mafia del lugar, implicada en la trata de blancas, a base de dar golpes y recibirlos. Por si alguien se lo pregunta, sí, por supuesto que la película es perfectamente comprensible sin subtítulos ni orientación sobre lo que hablan los personajes más allá de su lenguaje no verbal. Por desgracia, cabría añadir.

Biopics gangsteriles a cuatro manos: Legend

Legend (Brian Helgeland, 2015): El guionista de LA Confidential o Mystic River dirige aquí un biopic muy particular: el de los hermanos Kray, los célebres gángsters gemelos que en los sesenta construyeron un emporio del crimen organizado en Londres. Ya conocíamos la vida de estos dos piezas porque fueron interpretados hace unos cuantos años por, ehm, los hermanos Kemp de Spandau Ballet, pero en este caso es una sola persona, nada menos que Tom Hardy, quien se encarga de encarnar los dos papeles. Uno obtuso como una pared de cemento, otro frío y calculador, los Kray conquistaron los bajos fondos del Londres sesentero y este intenso y violento thriller explica cómo.

El documental fan: Comic-Con Episodio IV: La nueva esperanza del fan

Comic-Con Episodio IV: La nueva esperanza del fan (Morgan Spurlock, 2011): Saludamos la llegada del Salón del Comic de Barcelona con este documental del director de Super Size Me que hace un recorrido entrañable y colorista por las muchas tipologías de seres humanos que visitan una convención de comics como el monstruoso evento de San Diego. De coleccionistas a cosplayers pasando por puros y simples freaks, la Comic-Con es un circo de fans y este documental, con guion de Joss Whedon, es un buen testimonio de todo ello. Incluye declaraciones de fans declarados, entre los que no podía faltar, por supuesto, Kevin Smith.

Por qué Calvin y Hobbes es el mejor tebeo del mundo: Dear Mr. Watterson

Dear Mr. Watterson (Joel Allen Schroeder, 2013): No, por supuesto que Bill Watterson no sale en este documental. Dear Mr. Watterson habla de cómo Calvin y Hobbes se convirtió en uno de los comics más adorados del mundo, cómo ha influido en las vidas de millones de lectores y la obra de montones de artistas, y qué lo hace tan especial. Un documental sobre el arte y la estética y cómo funciona todo eso de la narrativa secuencial, pero también una declaración de amor a una de las creaciones más inimitables del medio.

 

Publicidad