[Novedades Filmin] Playbacks de Rihanna, difuntos sensitivos y animación coreana

Nos gusta traeros cada semana en nuestras recomendaciones de Filmin platos para todos los gustios: cine de género y de culto, éxito, series, comedias y dramones. Pero a lo mejor hoy se nos ha ido la mano: nos hemos ido a los extremos y entre la comedia adolescente y el más escabroso cine de horror extremo, esta es posiblemente nuestra selección más variada y loca hasta la fecha. Empezamos.

Como siempre, os recordamos que esta selección está enteramente manufacturada por CANINO. Unas novedades por aquí, unos clásiquillos ocultos por allá, un bucear por el ingente catálogo de Filmin para redondear et voilá: fin de semana solucionado.

Una vitalista de adolescentes: Girlhood 

Girlhood (Celinne Schiamma, 2014): Desbordando autenticidad, Sciamma cierra la trilogía sobre adolescencia femenina que arrancó con Los lirios del agua (2007) y Tomboy (2011). Una vez más, el casting está formado por desconocidas que ha reclutado en barrios humildes de París y el resultado es de una honestidad y sencillez apabullantes, con una historia de autodescubrimiento que subvierte los códigos del cine teen: una adolescente que ve una salida a una vida opresiva y frustrante en un grupo de chicas como ella, pero que no se dejan someter por las reglas. Comienza a cambiar, abandona la escuela y se rinde a la peligrosa vida de la calle, donde la amistad y la violencia se entrelazan, dejando espacio, eso sí, para momentos íntimos tan alucinantes como el gozoso playback de Diamonds de Rihanna.

Una de anime gigantesco: Ataque a los titanes

Ataque a los titanes (Tetsurō Araki, 2015): Uno de los animes más populares de los últimos tiempos, que incluso tiene un par de adaptaciones a imagen real que, sin embargo, no han recabado tantos elogios como este estrafalaria producción animada de la que podemos ver en Filmin su primera temporada de 25 episodios. Exótico, demencial y muy, muy colosal, el anime cuenta cómo hace un siglo (¿?) aparecieron en la Tierra los Titanes, unos seres enigmáticos y gigantescos que se alimentaban de humanos. Para defenderse y al borde de la extinción, la Humanidad construye unos muros que protegen a las ciudades y que se revelan inútiles con la llegada del Titán Colosal, dispuesto a acabar de una vez por todas con los débiles, débiles humanos. El concepto ya histórico del kaiju eiga, llevado a muy altas cotas de extravagancia.

Una de asesinos en serie franceses: La próxima vez apuntaré al corazón

La próxima vez apuntaré al corazón (Cédric Anger, 2014): Este intenso y áspero thriller francés basado en hechos reales plantea una escalofriante paradoja: un terrible asesino en serie que mata autoestopistas y tiene en jaque a la sociedad francesa es también uno de los policías encargados del caso. Un análisis cruel pero humano de la mente criminal, enternecedor y terrible, que se vio recompensado por dos nominaciones a los César del año 2015 por su guion adaptado y por la increíble y perturbadora interpretación de Guillaume Canet.

Una perturbadora historia de obsesión necrófila: Thanatomorphose

Thanatomorphose (Éric Falardeau, 2013): El llamado body horror, la versión corpórea, repulsiva y extrema del terror neocárnico que en los ochenta iniciaron autores como David Cronenberg, encuentra en esta impactante película una de sus muestras más repulsivas y abstractas. En Tanathomorphose una chica se descubre que está sometida a un severo caso de descomposición, como si de un cadáver se tratara. La película escoge, antes que ir por el camino del gore extremo (aunque lo hay, y los extraordinarios efectos especiales se encargan de guiñar convenientemente el ojo al mítico Jörg Buttgereit), por plantear una atmósfera opresiva y pesadillesca que recuerda a Polanski o Lynch. Una estupenda pieza de horror extremo no apta para todos los estómagos.

Una muestra del desconocido cine de animación coreano: The Fake

The Fake (Yeon Sang-ho, 2013): The King of Pigs (2011) ya impactó en su momento por su violencia explícita y su peculiarísima estética, alejada tanto de los códigos del anime japonés como de la animación estándar americana. Yeon Sang-ho vuelve a revolucionar el género con una soberbia reflexión sobre la fe y cómo esta genera violencia sin sentido, con la historia de un carismático pastor evangelista que está consiguiendo todos los ahorros de un pueblo coreano gracias a la desesperación de sus habitantes. Solo el agresivo borracho del pueblo está dispuesto a plantar cara al farsante, pero… ¿es capaz de obrar milagros el recién llegado tal y como asegura o tiene razón su violento enemigo?

 

 

Publicidad