Nunca jugaremos a este juego de ‘Los Vengadores’ (pero nos hubiera encantado)

En 2012, mientras los héroes más poderosos de Marvel batían récords de taquilla, el estudio THQ Australia trató de llevarlos a tu consola con un programa que nunca llegó a acabarse, pero que tenía pintaza. Ahora podemos verlo en este vídeo.

Salvo raras, rarísimas excepciones, los videojuegos basados en películas tienen una reputación tirando a pésima: la sombra de aquel E.T. para la Atari 2600 es alargada, y ejemplos como Spiderman 3 y aquel incalificable juego de lucha basado en… en fin, El Club de la Lucha parecen pruebas irrefutables de que las presiones de los estudios, la falta de tiempo y el recurso a ideas trilladas siempre acechan cuando se trata de convertir en píxeles un filme de éxito. Sin embargo, existe una excepción reciente, que podría haber sido un éxito de aúpa… y que nunca llegó a salir al mercado. Hablamos de un juego de Los Vengadores, desarrollado hace tres años por la difunta THQ Australia, que no sólo tenía una pinta maravillosa, sino que también aspiraba a introducir mecánicas muy innovadoras. Ahora, gracias a un vídeo publicado por DidYouKnowGaming (vía Polygonpodemos ver cómo hubiera sido ese juego. Así como lamentar que sus autores nunca pudiesen terminarlo.

¿Dónde estaba la gracia? Pues en que los programadores querían convertir a Thor, Iron Man, Hulk y compañía en protagonistas de un brawler en primera persona con aspectos de RPG y modo cooperativo. Rompiendo con una larga tradición de shooters en primera persona, THQ Australia aspiraba a un juego con perspectiva subjetiva, centrado en el combate cuerpo a cuerpo y que, además, permitiera jugar con otros usuarios en red. El argumento (con la firma, agárrate, de Brian Michael Bendis) hubiera continuado el filme de Joss Whedon, llevando a los héroes más poderosos de Marvel a la dimensión natal de los Chitauri (¿o eran los Skrull?) para repartir tollinas, y además hubiera contado con la presencia de otros personajes que aún no se habían asomado entonces a las películas del estudio, como el Hombre Hormiga.

Como podemos ver, el producto tenía una pinta estupenda. ¿Qué ocurrió, pues, para que su desarrollo fuera abortado? Pues una sucesión de esas desgracias que, generalmente, sólo te ocurren si la Bruja Escarlata te mira de lado. Para empezar, THQ se entrampó hasta las cejas con el desastroso controlador uDraw, lo cual obligó a la compañía a reducir costes como fuese. Y, para seguir, una astronómica subida en la cotización del dólar australiano volvió  insosteniblemente caro el proyecto. Como puede verse en el clip, estamos hablando de una pequeña gran catástrofe que dio al traste con un juego que podría haber hecho historia.

Publicidad