Ocho libros para entender por qué #blacklivesmatter

El anti-racismo es, hoy más que nunca, un tema presente en la conversación del día a día. Por eso hemos elegido ocho libros de autores negros para entender por qué las vidas negras importan.

Hay momentos en los que es necesario hacerse a un lado. Dejar hablar a gente que no sólo es que conozcan mejor el tema del que hablan. Es que, por puro objeto de representación, es importante darles voz, escuchar lo que tengan que decir. Por eso, porque #blacklivesmatter, porque la vida de una persona negra es sustancialmente diferente a la de un caucásico por motivos de racismo estructural, hemos decidido no hablar de racismo, sino de qué libros leer para crease una opinión sobre el tema.

A fin de cuentas, a los autores negros se les lee significativamente menos. Se les conoce poco. Incluso, en términos académicos, no se les da la consideración de sus contrapartidas blancas. De ahí que este selección intente dar una perspectiva amplia sobre lo que significa ser negro en ámbitos diferentes. Porque ahora, como siempre tendríamos que haber hecho, es importante hacer el esfuerzo de escuchar.

Frantz Fanon – Piel negra, máscaras blancas

Si hablamos de cultura negra, Piel negra, máscaras blancas es uno de los clásicos indiscutibles de la misma. Escrito por Frantz Fanon, originario de Martinica y de una familia con raíces caucásicas, africanas y tamiles y una posición relativamente acomodada para lo que es común en la isla, se hizo consciente de la problemática racial en su adolescencia, cuando las tropas francesas de Vichy se establecieron en su hogar con una actitud abiertamente racista. De ese modo, influenciado por Aimé Cesaire, Maurice Merleau-Ponty y el español Francesc Tosquelles, se declararía socialista e interesado en particular por la identidad negra dentro de un mundo culturalmente blanco.

Eso se aprecia bien en Piel negra, máscaras blancas. Un libro sobre cómo las personas negras experimentan un permanente sentimiento de inferioridad y dependencia de la aprobación de los blancos al carecer de raíces claras, cuando consideradas inferiores, viéndose obligados a percibirse en una cultura que no sólo les es ajena, sino que les es impuesta. Con un fuerte componente de clase, ya que plantearía que la aspiración de las personas negras con ambición es siempre mimetizarse en la cultura blanca, influiría de forma notable en el pensamiento del Che Gevara y los movimientos de liberación de Oriente Medio. Algo que habla bien sobre su potencial emancipatorio.

Ta-Nehisi Coates – Entre el mundo y yo

Si algo caracteriza a la prosa de Fanon es que, incluso si es un texto de filosofía, tiene mucho de su experiencia personal. No sólo porque sea un tema que le toque personalmente, sino por cómo configura el texto a partir de sus propias vivencias, sirviendo como ejemplo de lo que afirma. Algo que también es el caso del siguiente libro que nos ocupa, Entre el mundo y yo de Ta-Nehisi Coates.

Haciendo una recapitulación de la historia de la violencia racista en EEUU como si estuviera escribiendo una carta para su hijo adolescente, el libro es, además de relativamente breve, enternecedor y está prodigiosamente escrito. Todo ello sin prescindir ni por un momento de toda la rigurosidad que cabría esperar de un autor ya consagrado como Coates, haciéndolo una lectura, además de accesible, imprescindible.

Octavia E. Butler – Parentesco

Coates, además de un excepcional ensayista, es un gran novelista. Y como aquí no somos de privarnos de nada, no vamos a limitarnos al ensayo. Vamos a intentar ver lo que puede contarnos la novela sobre lo que significa ser negro, especialmente para aquellas personas que prefieren una buena historia bien contada por encima de todas las reflexiones del mundo. Y si bien hay bastante donde elegir, en esta ocasión nos quedamos con Parentesco de Octavia E. Butler.

Parentesco narra la historia de una mujer afroamericana que, un buen día, se descubre viajando en el espacio y el tiempo de un modo diferente al natural: un día está en su casa en Los Ángeles de 1976 y al siguiente en una plantación de Maryland antes de la guerra civil. Esto le llevará a numerosas reflexiones sobre la esclavitud, la experiencia de ser una persona negra en una sociedad blanca, el hecho de ser mujer en general y cómo se construyen las relaciones entre personas con bagajes culturales distintos. Todo ello a través de una novela demoledora que mezcla perfectamente el retrato realista de la historia de EEUU con sus elementos de ciencia-ficción y un marcado tono no sólo de raza, sino también de género.

Angela Davis – Democracia de la abolición | Angela Davis – Mujeres, raza y clase

Si hablamos de mujeres negras que es necesario leer para entender el mundo es imposible no mencionar a Angela Davis. Activista por los derechos de la población negra, feminista y contra el sistema de prisiones, toda su obra y actividad se ha sustentado sobre esos tres pilares básicos. Algo que le ha costado a lo largo de su carrera no sólo varios puestos de trabajo, sino incluso falsas acusaciones de crímenes que le llevaron a tener que darse a la fuga de las autoridades estadounidenses, viendo peligrar su propia vida.

En otras palabras, Angela Davis sabe de lo que habla. Tanto sabe que no podemos recomendar uno, sino dos de sus libros. Por un lado, Democracia de la abolición, donde no sólo da todos los argumentos imaginables acerca de por qué habría que abolir el sistema penitenciario, sino que además explica por qué es particularmente doloso para la comunidad negra; por otro lado, Mujeres, raza y clase, un libro sobre cómo interseccionan estas tres categorías, y por qué el desprecio de la comunidad negra por el feminismo fue una pérdida para su lucha en décadas pasadas. Algo que nos demuestra que, si la izquierda quiere llegar a algún lado, será interseccional o no será.

Malcolm X – Autobiografía

Si hablamos de personas incómodas para el sistema, que llevan su discurso bastante más allá de lo que la mayoría de caucásicos acomodados estarían dispuestos a aceptar, es imprescindible hablar de Malcolm X. Huérfano a los seis años después de que asesinaran a su padre por su activismo obrero, miembro de la Nación del Islam y con lazos con la hampa, es una figura hoy respetada, pero que fue extremadamente controvertida en su época. Algo bastante evidente si leemos su Autobiografía, escrita por Alex Haley.

El libro, además de no ahorrarse ningún detalle ni ninguna exageración sobre los eventos de su vida, también tiene numerosas reflexiones sobre qué supone nacer afroamericano. Especialmente teniendo en cuenta el racismo endémico de un país como EEUU, en el cual Malcolm X, por raza, por clase y por religión, vivió de principio a fin toda su vida.

Achille Mbembe – Crítica de la razón negra

Si hablamos de las intersecciones de raza y clase, cómo se conjuga el hecho de ser negro y ser pobre, incluso entre quienes no son necesariamente negros de piel, Achille Mbembe, filósofo camerunés que pone especial atención en la historia africana y los estudios postcoloniales además de en la teoría política, es uno de los referentes a tener en cuenta.

Si bien tanto Políticas de enemistad como Necropolítica son dos textos filosóficos imprescindibles, Crítica de la razón negra es la obra a tener en cuenta. ¿Por qué? Porque trata con rigor filosófico toda la historia de cómo se crea la identidad negra en contraposición a la identidad blanca, haciendo un repaso histórico que nos lleva desde el siglo XV hasta nuestros días, analizando las bases del racismo y cómo estamos en unas circunstancias donde vivimos abocados al devenir-negro del mundo. Un texto filosófico de gran calado que es, sin ninguna duda, uno de esos ensayos imprescindibles para entender el presente.

Ngugi wa Thiongo – Descolonizar la mente

Siguiendo con África, pocos intelectuales hay más reputados en el continente que Ngugi wa Thiong’o. Novelista y ensayista keniata, sus textos siempre tratan sobre la experiencia de los habitantes del continente olvidado por excelencia. Especialmente por ser un autor reconocido internacionalmente que escribe en kikuyu, la lengua propia de la mayoría étnica de Kenia, a la cual pertenece Thiong’o. Algo en lo cual Descolonizar la mente redunda de forma especial.

Este libro, recopilación de cuatro conferencias que realizó entre 1981 y 1985, trata un tema importantísimo en la literatura post-colonial: el cómo la lengua crea una identidad, dando forma a lo que percibimos. De ese modo, habla de nación, cultura y sociedad, sobre colonialismo y descolonización, a través de la lengua. Porque al final, el arma más poderosa a largo plazo del hombre blanco no ha sido las armas ni las instituciones. Ha sido el lenguaje. El exterminar el lenguaje ajeno e imponer el propio con el propósito de que ocurra lo que ya narraba Fanon: que la comunidad negra sintiera dentro de sí que los blancos tenían una cultura que los hacía superiores.

W. E. B. Du Bois – Las almas del pueblo negro

Para acabar, es necesario hacer honor a los clásicos. Y es que Las almas del pueblo negro de W. E. B. Du Bois no sólo es un texto asombrosamente temprano (se publicó en 1903) que reflexiona sobre la raza en términos modernos, sino que es un libro aún hoy leído y que sigue siendo tristemente vigente.

Du Bois reflexiona tanto sobre debates de su tiempo, que quizás hoy nos queden más lejos, como la propia sociología de la comunidad negra en el contexto de un país que se declara blanco, un análisis que aún hoy tiene valor. Eso crea una mezcla un tanto extraña que hace que el texto tenga un valor histórico y un valor ensayístico, los cuales no van siempre de la mano. Pero a fin de cuentas, es un texto clásico. Un punto originario para todo lo que vino después. Y si todo trata de hacernos a un lado y escuchar, es importante recordar también que el anti-racismo no es algo nuevo. Es algo que ha existido siempre, incluso cuando no queríamos escuchar.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad