Penitencia en el paraíso de los purgatorios: ‘Flaked’ (y la nueva generación de sitcoms)

Will Arnett se ha quedado a vivir en Netflix. Tras Arrested Development -para la que grabaron una temporada exclusiva- y el éxito de BoJack Horseman, el ex-marido de Amy Poehler presenta Flaked, una comedia demasiado triste como para hacer reír. Es lo que se lleva. Aprovechamos el triunfo (artístico al menos) de Flaked para revisar algunos de los casos más destacados de esta nueva generación de sitcoms.

Con la llegada de las plataformas de streaming, las series catódicas han tenido que adaptarse a los gustos del nuevo consumidor. Sólo así se entienden propuestas tan estupendas e imposibles de otro modo como Master of None (2015-) o tan incomprensibles como Fuller House (2016 – )

Ahora la tele se ve desde el ordenador o desde una videoconsola (vale, también desde la tele, pero necesitas una suscripción) y el público ha cambiado. Bienvenidos a las sitcoms que no se ven en familia.

Flaked (2016-)

Creada por Will Arnett y Mark Chappell, es la penúltima apuesta de Netflix por el formato. Siempre la penúltima, ya que el próximo fin de semana también estará disponible lo nuevo de Ashton Kutcher, The Ranch, pero eso es otro cantar.

Flaked se centra en Chip (fantástico Will Arnett), un hombre que diez años atrás se vio involucrado en una fatalidad causada por el alcohol y que pasa las horas en Venice asesorando a jóvenes con problemas con la bebida y aparentando ser el rey de California. Su mejor amigo, Dennis (excelente David Sullivan), vecino, confidente y también rehabilitado gracias a la magia de Chip, intenta ordenar su vida con algo más de empeño y sensatez que su colega, aunque la llegada de una nueva chica de piernas largas a la comunidad pondrá patas arriba sus vidas, ya de por sí caóticas.

Hay que tener paciencia con Flaked, porque ni hace reír ni hace llorar, al menos no con toda la energía que lleva dentro. La serie se ve muy bien porque la fotografía de Bryce Fortner (Portlandia -2011-) es excelente, aunque es probable que Wally Pfister, director de la mitad de la serie y responsable de todas las imágenes de Christopher Nolan (excepto Interstellar -2014-) tenga algo que decir en el asunto. Otro director ilustre que firma dos episodios de la temporada es nuestro añorado y algo perdido Tom DiCillo. Y entre los actores episódicos, destacan las apariciones estelares de Heather Graham, Kirstie Alley o Christopher Mintz-Plasse.

Flaked3

Aparte de la preciosa luz de la serie, su otro gran acierto es dejar la responsabilidad musical a Stephen Malkmus, jefazo de Pavement, compositor de la música original y probable gancho del departamento musical para llenar las imágenes de sintonías agridulces donde Wilco, Warpaint, Kurt Vile o Youth Lagoon campan a sus anchas y proporcionan un tono de bajona de atardecer californiano muy de agradecer. Es una de las selecciones musicales más elegantes que hemos oído en la televisión reciente.

Es posible que a simple vista, los puntos de giro (que se hacen esperar) resulten un poco culebreros, pero Flaked es una historia sobre las vueltas que da la vida, lo complicado de seguir adelante y, sobre todo, de aparentar lo que no eres y vivir de ello. Eso duele, aunque desde fuera no lo note nadie. Con saberlo tú ya es bastante tortura. Posiblemente por ese tono amargo la recepción de la serie en su país no ha sido nada buena: puede que muchos se hayan quedado en la superficie hipster (es una serie para crear tendencia en la Malasaña más veraniega) y sin ganas de bucear en los problemas de un grupo de adictos en el paraíso. Puede que no les haga gracia, pero es que tampoco lo pretende.

Bojack Horseman (2014-)

También de Netflix y también de Arnett, la serie de animación adulta cuenta, precisamente, el ocaso de una vieja estrella de la telecomedia de los años noventa que pretende resucitar su carrera. Además de la voz del Batman de Lego también se dejan oír Alison Brie y Aaron PaulTres temporadas y subiendo.

Master of none (2015 – )

El Louie (2010-) de nuestra generación, el que está soltero y sin hijos, el que en realidad nos gustaría ser. Amante de la pasta, amigo de sus amigos y en continua pelea con la industria de Hollywood, Aziz Ansari se destapa como protagonista absoluto (para algo es su serie) tras secundar en tres cuartas partes de la nueva comedia americana. La revelación del año pasado en Netflix. Los problemas del primer mundo que todos nosotros pagaríamos por tener mientras vemos una peli en el salón de nuestro apartamento de Manhattan.

Horace and Pete (2016-)

https://www.youtube.com/watch?v=k5UAm31zSQs

Hablando del rey, la nueva serie de Louis C.K. está en su página oficial para visionados y descargas con precios que van de los dos a los seis dólares por episodio. Precisamente por eso, el protagonista de la también increíble Lucky Louie (2006-) hace lo que le da la gana con quien le da la gana, en este caso con Steve Buscemi, Alan Alda o Jessica Lange en el bar que regenta. No se puede tener más libertad.

Last Man on Earth (2015-)

Con la segunda temporada cerca de su desenlace y una tercera asegurada, la serie de Will Forte para Fox se ha convertido en uno de los must de los últimos meses y en una caja de sorpresas. Divertida, patética y arriesgada, cada episodio pasa en un suspiro. Lo que tardas en ver a Tandy haciendo el cretino. Si no has visto nada, mejor no veas ni las promos.

Love (2016-)

Judd Apatow y la televisión tienen una larga historia de amor desde que “el padrino” se sacó de la manga, con ayuda de Paul Feig y un casting histórico, la necesaria Freaks & Geeks (1999-2000). Ahora, tras devolver a Pee Wee Herman a su sitio y revolucionar el lado femenino de la tele con Girls (2012-), nos recuerda que el amor es una cosa muy seria con su nueva comedia dramática. Ninguno de los responsables de ninguna de estas series quiere que digas “dramedia”.

Unbreakable Kimmy Schmidt (2015-)

Tina Fey es el cerebro detrás de las aventuras de una joven que es liberada del búnker donde la retenía una secta apocalíptica y empezará a vivir el día a día de la gran manzana. Kimmy es adorable, la viva imagen de la inocencia, y desde esa inocencia empezará a ganarse el corazón de la fauna que la rodea. Demasiado fucsia para mi gusto, Kimmy Schmidt ha funcionado de maravilla en su primera temporada en Netflix. En algo menos de un mes llegará la segunda. Que dios nos coja confesaos.

Silicon Valley (2014-)

Mike Judge, el creador de Beavis y Butt-Head (1993-2011), ha dado en el clavo con su serie para HBO sobre… su vida. Bueno, más o menos. Judge se ríe de su experiencia en el valle de las apps, donde fue técnico en los lejanos ochentas. El casting es la bomba y, al menos de momento, T.J. Miller ya es un rostro habitual en varios blockbusters de los últimos meses.

Brooklyn Nine-Nine (2013-)

Una serie al servicio de Andy Samberg no puede fallar nunca, y los dos Grammys como dos soles que se llevaron la serie y el inolvidable protagonista de Flipado sobre ruedas (2007) lo confirman. Los responsables de cosas chulas como The Office (2005-2013) o Late Night with Conan O’Brien rejuvenecen Loca academia de policía con la mitad de personajes y un flow que solo podría proporcionar un miembro de los mismísimos Lonely Island.

Vice Principals (2016)

Cerramos la lista con el estreno más esperado de HBO. Olvídate de vinilos y demás aburridas series de autor pagadas de sí mismo, porque llega lo nuevo de Jody Hill y Danny McBride después de la desternillantemente triste De culo y cuesta abajo (2009-2013) Alumnos y profesores al rojo vivo de nuevo en la cadena en la que todos prefieren ver series mucho más sobrias. Y más largas.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad