El primer concierto del Canino Punkfest se salda con 63 tímpanos abrasados, 4 vertebras dislocadas y un músico durmiendo abrazado a su ampli en un contenedor

Segunda jornada del Canino Punkfest, primera con concierto, y todo en orden: sartenadas de ruido y pareados a velocidad infernal. Gente aullando como llevada por los demonios y golpes a cosas. Todo bien. Las Cruces, Megaherzios y Pacto de Perdedores cumplieron su parte del trato.

A las 21.45 como relojes de cuco se subió el dúo de mostrencos furiosos (pero con una balada) Pacto de Perdedores, donde milita el asno de John Tones, estandarte de esta santa casa. Hicieron una versión de los Ganglios, se mofaron de los Kills y dijeron aquello de que vivimos el mejor de los tiempos. Les siguieron los inmarcesibles MegaHerzios que a zurriagazos de punk ramoniano espídico y demenciado berrearon odas de angustia adolescente en píldoras de menos de dos minutos, que son las buenas. Y cerraron la noche Las Cruces, que salieron como a nosotros nos gusta la gente: con la ropa rota, cascos y máscaras. Hicieron andar la batería y entonaron odas a las navajas y a Séptimo Sello. Gente de bien.

Llenamos El Juglar, porque hay más caninos en el mundo de los que parece. Esperamos volver a verlos a todos en la siguiente etapa de este Canino Punkfest: mañana sábado en La Casa Encendida, concierto de Los Bengala para toda la familia a las 12 de la mañana. Podéis venir con niños y niñas, que estos conciertos son para menores buenos y padres mejores.

Solo nos queda agradecer a nuestra tienda de discos favorita, La Negra, su inestimable ayuda a la hora de organizar el concierto. Sin ellos esto habría sido un pitote mucho menos divertido. Gracias también a Canal y Punto por la grabación de los conciertos. Podéis encontrarlos íntegros en su página, pero os adelantamos unos cuantos temarrales. Y sí, también tenemos fotos. En muy breve os las restregamos por los morros.

Publicidad