Puppet Combo: videojuegos de terror con solera VHS

Te presentamos a Puppet Combo, el estudio de desarrollo de un solo hombre que remezcla en su batidora lo mejor del terror de finales del siglo pasado y te desafía a no cagarte en la silla con el smoothie resultante.

Aunque el eslogan del estudio reza “videojuegos de terror de los 80”, las influencias de Ben Cocuzza, cabeza y manos de Puppet Combo, abarcan también las décadas anterior y siguiente: los setenta, por su atención a los orígenes del cine de asesinos enmascarados, con La matanza de Texas (1974) y La noche de Halloween (1978) como principales fuentes de inspiración; y los noventa, por la decisión de adoptar para su parte gráfica la tridimensionalidad poligonera de títulos como Resident Evil (1996) y Silent Hill (1999), clásicos no negociables del género y a la sazón de la primera PlayStation.




El énfasis en la ascendencia ochentera viene dado sobre todo por su adoración hacia el VHS, el formato de vídeo doméstico que dominó aquella época, y hacia ese cine de psicópatas que hoy denominamos slasher. Continente y contenido compartieron auge y caída en los calendarios y son reivindicados por Puppet Combo a través de carátulas desgastadas, sinopsis de mal agüero para la proverbial heroína, y perturbaciones de la imagen que llaman a buscar los botones de tracking.

Tras un par de bosquejos entrevistos en forma de tráiler (Splatter Camp, alias Maniac in the Woods, y el exquisitamente titulado A Monster with Eyes of Ice), Ben publicó sus primeros juegos bajo el nombre de Pig Farmer Productions, antes de verse obligado a hacer algunos cambios por un quítame allá esas marcas registradas: aquellas óperas primas adaptaban con veneración cierta saga creada por John Carpenter, pero la ley obliga y los proyectos conocidos como Halloween y Halloween 2 se convertirían respectivamente en Babysitter Bloodbath (2013) y Sanitarium Massacre (2012), a la vez que Michael Myers se transmutaba en Neokalus Burr.

El primero de ellos ya presentaba el modelo clásico de Puppet Combo, con el jugador acumulando tensión mientras recorre unos escenarios que pueden ser invadidos por el asesino en cualquier momento. Las claves del susto-o-muerte están en la indefensión de nuestro personaje, al que normalmente solo le cabe huir, y por supuesto en los efectos de sonido que acompañan esas invasiones, capaces de volverte los párpados del revés y hacer que el estómago se te suba hasta la boca.

Otro temprano ejemplo de este modelo fue Minotaur (2012), que el propio Ben describía como Clock Tower con los controles de Silent Hill”, y que durante su conversión al motor Unity acabaría transformándose en Power Drill Massacre (2015). El título del maníaco del taladro es uno de los buques insignia de la casa, aunque aún se encuentre lejos de su versión final (hay proyectadas una larga lista de mejoras y ampliaciones), y más allá de los sustacos consigue alzarse como una perfecta recreación digital de lo esotérico-analógico, a base de glitches fantasmales e imágenes subliminales.

El esquema se repite en la mayoría de sus juegos, con variantes que fusionan a cocos de ayer y hoy como Leatherface y el Coleccionista (Stay Out of the House -2018- y su matarife amante de los cepos), o se atreven a combinar ciencia-ficción de cohetes con terror de papás noeles (Planet of Bloodthirsty Santa -2017-). La misma línea siguen Meat Cleaver Mutilator (2018, el “sucesor espiritual” de Power Drill Massacre, nacido como una actualización de este que acabó cobrando vida aparte) y The Night Ripper (2017), inspirado en El destripador de Nueva York (1982) de Lucio Fulci y su asesino con voz de pato.

Uno de los títulos que abandona un poco esa senda es Buzz-Saw Blood House (2018), definido por el padre de la criatura como “una surrealista pesadilla snuff de la deep web. Aunque también hay un sosias de Jason, vigilando tras su máscara de hockey, el camino entre los encuentros está salpimentado con trampas de sierras eléctricas y pistolas de clavos tan grandes que pueden arrancarte la cabeza, lo que le da un refrescante giro a su desarrollo (refrescante en plan sudores fríos). Por otro lado, si la anterior referencia a una de las películas más salvajes de Fulci no te había dado una pista sobre las calificaciones por edades que podría manejar este caballero, prepárate para las colegialas desmembradas como en un postfacio de Kazuhiro Hori, el chat de psicópatas en un lateral de la pantalla, y los decorados de reconocida inspiración vaporwave llenos de anuncios porno.

Sin embargo, la desviación más radical de la fórmula se remonta a la primera de aquellas adaptaciones apócrifas de Halloween. El inacabado Sanitarium Massacre (una buena parte de su código se reutilizaría en Babysitter Bloodbath) permitía controlar a Michael Myers / Neokalus Burr en lugar de a una de sus potenciales víctimas. Una perspectiva ciertamente novedosa para la época -hoy ya nos hemos aliviado el picor hasta hacernos sangre con Friday the 13th: The Game (2017)- que no se repetiría en el universo Puppet Combo hasta el anuncio de Texas Butcher, cuyo lanzamiento está previsto para este año en “todas las plataformas que no lo prohíban”.

Algunos de los juegos están disponibles en itch.io, y todos pueden descargarse inmediatamente, en distintas fases de desarrollo, contribuyendo desde 5$ en su página de Patreon. Ben ha instalado allí su base de operaciones con el objetivo de integrar a más gente en el equipo, ofreciendo nuevos contenidos cada mes. Por ejemplo, entre los de julio y agosto de este año destacan Night Shift, concebido como un prólogo para Stay Out of the House donde se explica qué diablos estamos haciendo dentro de la casa, y la versión arcade de 8 bits de Power Drill Massacre (que a su vez puede jugarse en una recreativa dentro de Night Shift…). También vende pósters y camisetas, así que tenemos casi tantas formas de apoyarlo como motivos para hacerlo. El mundo necesita buenas fantasías de terror, proclamamos desde este lado de los tablones que ciegan las ventanas de la redacción.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad