¿Qué anime puedo ver en 2016? – Edición de invierno

¿Quieres adentrarte en el anime y no sabes cómo? ¿Sufres adicción a las series? ¿Te interesa el medio pero estás harto de darte de bruces contra toneladas de subproductos hechos para fanáticos del ecchi o el moe? Entonces has llegado al lugar adecuado: en CANINO te explicamos qué series deberías seguir durante la temporada de invierno de anime.

Adentrarse en un medio nuevo es difícil por dos cosas diferentes: por los clásicos y por las novedades. El primer escollo es fácil de solventar, dado que existen infinidad de guías, libros y artículos para moverse con soltura entre las obras más emblemáticas de cualquier medio; el segundo, por el contrario, es bastante más peliagudo. ¿Quién nos puede hacer una criba de lo que se está haciendo en el presente para saber por dónde empezar? Pues si hablamos de anime, ahora está claro dónde podemos acudir: a CANINO.

Para los neófitos, empezaremos explicando cómo funciona la emisión de anime. A diferencia de EEUU, en Japón se estrenan todos los animes en alrededor de dos semanas durante las mismas fechas en cuatro bloques temporales bien diferenciados, que coinciden con las cuatro estaciones: tenemos, por tanto, la temporada de invierno, la de primavera, la de verano y la de otoño. Además hemos de tener en cuenta dos cosas: las series suelen durar alrededor de veinticinco minutos, independientemente de que sean dramas o comedias, además de tener temporadas de doce o trece episodios, salvo excepciones; también hay que tener en cuenta que las temporadas no son regulares, pudiendo pasar varios años entre temporadas o, en los menos de los casos, saltándose una o dos estaciones. Eso significa que tendremos cuatro entradas al año para explicaros qué se estrena en cada ocasión.

En cada caso hemos puesto algunos datos mínimos también, los más relevantes para el neófito, como son el estudio, el director y el guionista encargado de cada serie. Con esos datos, uno generalmente ya puede hacerse una idea bastante cercana de qué pie cojeará cada una de las series. Falta añadir que, para no alargar demasiado el conjunto, dejamos fuera cualquier serie que sea continuación de alguna anterior —lo cual nos deja fuera Assassination Classroom y Durarara!!x2 Ketsu, que requerirían ver 22 y 50 episodios respectivamente para ponerse al día—, pero eso no significa que sean peores: sólo podíamos escoger entre cinco o seis, las más destacables de la temporada, por lo cual hemos hecho primar la inmediatez de acceso sobre otros aspectos. Y ahora, sin más dilación, vamos con las series escogidas

Boku dake ga Inai Machi (aka ERASED)

Boku dake ga Inai Machi 1

Estudio: A-1 Pictures
Director: Tomohiko Itou
Guionista: Taku Kishimoto

Satoru Fujinuma tiene un problema: es dibujante de manga, pero tiene algún tipo de bloqueo emocional que le impide expresarse de forma adecuada. Además de ese bloqueo, tiene un poder sobrenatural que le permite viajar atrás en el tiempo para impedir que ocurran crímenes o catástrofes. No hay ningún problema con eso hasta que él mismo es objetivo de una de esas catástrofes y, para poder solucionar lo ocurrido, no viajará cinco minutos atrás en el tiempo como había hecho hasta ahora, sino que retrocederá mucho más allá: tendrá que volver hasta sus ocho años y confrontar los hechos traumáticos de su infancia que hasta ahora había olvidado.

Tal vez el estreno más fuerte de la temporada, si no fuera por la existencia de Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu. Con una animación cuidada, un estudio detrás que lleva años en estado de gracia y un director que se ha encargado de la popular Sword Art Online, que además trabajó de asistente a las órdenes de Momoru Hosoda en varias de sus películas, no podemos esperar sino un thriller de tintes psicológicos crudo, inteligente y, en principio, tal vez no apto para todos los estómagos. No, desde luego, tratando como trata sobre un tema tan delicado como el secuestros de niños. De momento más cerca del thriller coreano que de cualquier acercamiento procedimental que tan de moda ha estado también en el anime, tiene todas las papeletas no sólo para ser una de las series destacadas de la temporada, sino también la serie perfecta para quienes busquen un extra de profundidad.

Dimension W

Dimension W

Estudio: Studio 3Hz
Director: Kanta Kamei
Guionista: Shoutarou Suga

En el año 2072 los problemas energéticos del planeta se han solventado con una red eléctrica sustentada en la extracción de energía de una cuarta dimensión, el plano W, que viene a sumarse a los tres ya conocidos (X, Y y Z). Como era de esperar, algunas personas han encontrado negocio haciendo conductores que se conecten con la dimensión que no estén regulados por el gobierno o la empresa que los creo, New Tesla Energy. Nuestro protagonista, Kyoma, se encarga de conseguir la máxima cantidad de estos conductores con los que se alimenta el mercado negro, cuando conoce a una robot llamado Mira y su vida cambia para siempre.

Dado que Studio 3Hz es un estudio de reciente creación, con sólo otro anime en su haber, era difícil saber qué esperar. Pero, desde luego, una distopía al estilo Philip K. Dick con tintes à la David Cronenberg y un estilo cercano al de series como Cowboy Bebop no entraba dentro de lo previsible. Si además contamos con que Shoutarou Suga es guionista de Higashi no Eden, Ghost in the Shell – Stand Alone Complex y varios episodios de Darker than Black, cabe esperar que vaya ahondando poco a poco tanto en las conspiraciones propias del cyberpunk, añadiendo cierto peso dramático a la trama, además de enfatizar la tendencia hacia la acción que ya ha demostrado sobradamente. En cualquier caso, para cualquier fanático de la ciencia ficción menos ortodoxa, aquí tienen un buen lugar en el que perderse.

Hai to Gensou no Grimgar

Hai to Gensou no Grimgar

Estudio: A-1 Pictures
Director: Ryousuke Nakamura
Guionista: Ryousuke Nakamura

Un día, un grupo de jóvenes cualquiera, se despierta en lo que parece el típico mundo de fantasía de un videojuego. Sin recuerdos de su pasado y sin saber cómo han llegado hasta allí —salvo pequeñas pistas en forma de vocabulario que desconocen qué significa—, deciden hacer lo único sensato que pueden hacer si no quieren morir de hambre (o algo peor): alistarse en las fuerzas de autodefensa de la nación e intentar ganarse la vida enfrentándose a la terrible oscuridad que acecha el mundo. El problema es que la guerra, o lo maniqueo de la lucha entre el bien y el mal, nunca es tan fácil como nos ha enseñado la ficción.

Del estudio creador de Sword Art Online nos llega su versión apócrifa bajo la premisa de un mundo infinitamente más brutal en el que estar encerrado. Fans de la fantasía, aquí tenéis vuestro toque de queda. Para quienes no simpatizamos demasiado con el género, contra todo pronóstico, Hai to Gensou no Grimgar también tiene mucho que ofrecernos: un dibujo preciosista, una animación agradable y una visión cruda y descarnada de la fantasía, dentro de todos los clichés propias de la misma. Y cuando decimos «cruda y descarnada» no hablamos de fantasías de poder —oscuras, pero fantasías de poder— al estilo Juego de Tronos, sino algo mucho más real: aquí nos prometen barro, sangre y muchas dudas sobre si es correcto asesinar otros seres vivos sólo porque nos repitamos la premisa de «o ellos o nosotros».

Ojisan to Marshmallow

Ojisan to Marshmallow

Estudio: Creators in Pack
Director: Tokihiro Sasaki y Hisayoshi Hirasawa
Guionista: Atsushi Oka

A Habahiro Hige le encantan los malvaviscos. Eso lo sabe su compañera de trabajo, Iori Wakabayashi, quien, además de estar locamente enamorada de él, hará todo lo que esté en su mano para conseguir que se fije en ella. Y «hacer algo» siempre implicará, de uno u otro modo, intentar manipular la situación para que él tenga que elegir entre tener los malvaviscos o seguir siendo patológicamente denso para las relaciones. O un perfecto caballero, según se mire.

https://www.youtube.com/watch?v=SRHEzfXfM20

No siempre las sorpresas son fastuosas, a veces vienen en envoltorios pequeños. Creators in Pack están especializados en series de animación cortas, de cinco minutos o menos, que podríamos clasificar como romances picantones con un punto de humor absurdo. Y si esa descripción nos vale para Military o Hacka Doll The Animation, es igualmente válida para Ojisan to Marshmallow. Con capítulos que no sobrepasan los cuatro minutos, un personaje protagonista absolutamente adorable —algo meritorio, dado que es un hombre de mediana edad bien entrado en kilos— y muchos malvaviscos, lo que nos preguntamos es hasta cuándo podrán estirar la premisa sin que se rompa. Pero mientras eso ocurre, si es que ocurre, tenemos una serie perfecta para esos breves descansos entre tareas en los uno quiere desconectar de todo y dejarse arrullar por la risa o la ternura.

Prince of Stride – Alternative

Prince of Stride - Alternative

Estudio: Madhouse
Director: Atsuko Ishizuka
Guionista: Taku Kishimoto

Existe un mundo donde el deporte más popular no es el fútbol, el baloncesto o el béisbol, sino uno más emocionante: el stride. En él, equipos de seis personas hacen carreras mezclando parkour con carreras de relevo a lo largo de todo un pueblo. Nana Sakurai decide entrar en el instituto Honan impresionada por su equipo de stride cuando descubre, para su desgracia, que carecen de miembros suficientes para participar en competiciones oficiales. Pero con su ayuda y la de algunos otros chicos de primero, reformarán el equipo y se medirán en competiciones contra otras escuelas de todo Japón.

Si Madhouse nos sorprendió el año pasado con One Punch Man y Ore Monogatari!!, este año empiezan cambiando de ritmo para presentarnos un spokon. ¿Qué es un spokon? Un anime de deportes. Con un dibujo delicioso, un dominio de la acción sobresaliente y lo que se intuye un desarrollo de personajes con cierto tirón, hará las delicias, como veía venir cualquiera familiarizado con el anime, de los fans de Haikyuu!!, pero también del parkour o los deportes extremos en general. Si además le sumamos que Atsuko Ishizuka tiene buena mano como directora, no es descabellado pensar que, si bien difícilmente resultará ser un imprescindible de la animación, sí puede generar una serie que nos aporte grandes momentos.

Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu

Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu

Estudio: Studio Deen
Director: Shinichi Omata
Guionista: Jun Kumagai

Mientras estaba en la cárcel, un joven se enamoró del rakugo —un tipo de teatro donde un hombre sentado sin más ayuda de un abanico cuenta historias humorísticas con varios personajes— al ver la versión del Shinigami de un maestro del género, Yakumo Yuurakutei. Al salir de la cárcel, sin ninguna otra opción de futuro, decide ir a ver al maestro para pedirle que le permita ser su aprendiz. Y éste, contra todo pronóstico, acepta. A partir de aquí se fundirán el pasado, el presente y el futuro del rakugo a través de las vidas de Yotarou, el joven salido de la cárcel, Konatsu, la hija de un famoso interprete de rakugo, y el propio Yakumo.

Con Studio Deen, que siempre pecan de irregulares, es fácil saber cuándo no podemos pasarlos por alto bajo ninguna circunstancia: cuando dirige Shinichi Omata. Como director de Shankarea y Rozen Maiden ya ha conseguido hacerse un nombre en el mundillo, pero con Shouwa Genroku Rakugo Shinjuu tiene todas las papeletas para ir más allá. Con un perfecto dominio de los tempos, una banda sonora de jazz que casa a la perfección con la época —la era shōwa es la época que va entre el año 1926 y 1989— y con el espectacular logro de conseguir que un hombre sentado durante diez minutos contando una historia no sólo sea gracioso, sino también narrativamente impecable, esta es, junto con Boku dake ga Inai Machi, nuestra serie predilecta de la temporada. ¿Y qué mejor forma de terminar que con la que promete ser una de las mejores series del año, sean de animación o de imagen real?

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad