¿Qué anime puedo ver en 2019? – Edición de primavera

Con la primavera llega nuestra lista de estrenos de anime de la temporada. Con, básicamente, todas las plataformas de streaming odiando el dinero, ver las cosas legalmente se hace más difícil esta temporada. Y es una pena, porque tenemos algunas cosas excelentes por delante.

Este año ya nos ha dado un puñado de piezas de animación interesantes. Boogiepop wa Warawanai va camino de convertirse en una obra de culto, Dororo y The Promised Neverland han enamorado al público general, Hulaing Babies ha destacado pese a mantener un (inmerecido) perfil bajo, Kaze ga Tsuyoku Fuiteiru no ha hecho más que crecer hasta su final y Mob Psycho 100 y Kaguya-sama. Love Is War han mostrado lo que se puede conseguir cuando das buenos guiones a equipos excelentes. Es decir, incluso si ya no se produjera nada más, 2019 sería un año increíble para el anime.

Pero todavía hay más. Si sientes nostalgia regresan Fruits Basket y Touch. Si eres fan de la Shonen Jump, se viene Kimetsu no Yaiba. Si eres fan de ONE, ya está aquí la segunda temporada de One Punch Man. Y claro están, vuelven los dos emperadores del anime: Shinichiro Watanabe con Carole & Tuesday y Kunihiko Ikuhara con Sarazanmai. Dos series que no podrían ser más diferentes ni más excelentes cada una en su campo. La primera no la oleremos por aquí hasta final de año y a la segunda no la ha traído ningún servicio de streaming porque, nos tememos, en esta ocasión, la guerra de licencias se ha cobrado una gran víctima: nuestro país.

Pero vale, basta ya. Ahondemos en las promesas de la primavera, fingiendo que no estamos otra vez en 2008 en lo que a legalidad se refiere, una vez concretamos los frutos del invierno. Porque si la industria da lo que promete, para cuando llegue el verano, ya estaremos exhaustos de tanta maravilla.

Fruits Basket

Estudio: TMS Entertainment
Director: Yoshihide Ibata (FLCL Progressive)
Guionista: Taku Kishimoto (Haikyuu!!, Boku dake ga Inai Machi)
Streaming: No confirmado

Fruits Basket fue una auténtica institución en los dosmiles. En parte por el manga original de Natsuki Takaya, en parte por la adaptación al anime de Studio DEEN. Pero a pesar del impacto que tuvo para toda una generación, a Takaya no le gustó demasiado la adaptación: le parecía demasiado humorística en comparación con el tono dramático del original, lo cual hizo que la serie acabara con un final propio que no terminó por convencer a nadie. Hasta ahora.

Casi veinte años después, Fruits Basket tiene nuevo anime. Bajo la promesa de ser una adaptación completa y fiel del original, lo primero que se puede apreciar es el mimo que se ha puesto en su producción. Con diseños modernizados, una estética cuidada y un buen guionista encargándose de respetar el tono original, pues Taku Kishimoto es conocido por sus guiones para Haikyuu!! y Desaparecido, esta nueva versión del clásico del shojo nos promete lo que la primera versión del anime no supo darnos: fidelidad al original. Cosa que, a fin de cuentas, no es ofrecer poco.

Ultraman

Estudio: Production I.G y Sola Digital Arts
Director: Shinji Aramaki y Kenji Kamiyama
Guionista: Harumi Doki y Kurasami Sunayama
Streaming: Netflix

Ultraman tiene una historia larga, florida y básicamente desconocida en occidente. Por eso es absurdo pretender hablar en términos de purismo, cambio o siquiera de respeto al original. Se ha hecho de todo con Ultraman y todo lo que sea hecho con él, salvo unos pocos fanáticos que conocen la totalidad del canon, no puede ser juzgado por nadie en ese sentido. O no desde occidente. Por eso es tan interesante la última producción de anime de Netflix que nos ha llegado hasta ahora: son los ruedines que nos faltaban en esta bicicleta japonesa.

Con un estilo 3D que sacrifica lo estilizado y florido de la animación en favor de una dirección más propia del live action, una (nada) intrusiva forma de explicar la tradición de Ultraman a la par que comienza de cero -y centrando su atención en un contexto más emocional que puramente épico, favoreciendo el desarrollo de personajes sobre la mera estructura del monstruo de la semana-, esta nueva iteración de Ultraman es perfecta tanto para quienes no conozcan el personajes y quieran subirse al carro como para quienes gusten del estilo serial contemporáneo y, claro, para los fans del anime más abiertos de miras. Pero sólo los más abiertos porque su uso del 3D hará que cualquiera que venga buscando virtuosismo al estilo clásico sufra escalofríos colindantes con el colapso nervioso.

Por esa razón Ultraman puede pasar desapercibido. Porque nos es prácticamente desconocida, porque es visualmente diferente. Pero merece la pena darle una oportunidad porque, si hay un anime que aspira a ser capaz de abrirse paso fuera de sus fronteras, ese es Ultraman.

Hitoribocchi no Marumaru Seikatsu

Estudio: C2C
Director: Takefumi Anzai
Guionista: Jukki Hanada
Streaming: Crunchyroll

Para las personas con ansiedad social hay una capa añadida de dificultad a la hora de hacer cualquier cosa. Interactuar con personas es la base de nuestra sociedad. Y si bien es una pendiente resbaladiza con la que contar historias -ya no digamos hacer humor-, eso no significa que sus historias no merezcan ser contadas.

De estética adorable, colores apastelados y un ritmo ligero, pero no rápido, Hitoribocchi no Marumaru Seikatsu es la historia de Hitori Bocchi, una chica que, nada más empezar el instituto, decide hacerse amiga de toda la gente de su clase a pesar de su ansiedad social. De ese modo, entre malentendidos, intercambios de buena fe y una buena dosis de slapstick, se va sucediendo una trama con encanto que, si bien no va a revolucionar la comedia ni la visión que se tiene de la ansiedad social, sí hace pasar un buen rato.

Kimetsu no Yaiba

Estudio: Ufotable
Director: Haruo Sotozaki
Guionista: Ufotable
Streaming: No confirmado

De la Shonen Jump, como del cerdo, se aprovecha todo. Si una obra logra sobrevivir en el brutal ecosistema de la Jump, donde se guillotinan tras doce números series que en otras cabeceras serían prometedoras, se merece convertirse en una franquicia transmedia. Pero además, el caso que nos ocupa, es el de una serie que ha sabido moverse con soltura entre sus páginas.

Kimetsu no Yaiba trata de un par de hermanos que, después de un ataque de un demonio donde ellos serán los únicos dos supervivientes de su familia, deciden protegerse mutuamente, ella con sus nuevos poderes demoniacos, él convirtiéndose en un caza demonios. Con esta premisa, la autora original, Gotouge Koyoharu, crea una excelente combinación de drama humano, acción y no pocos elementos de terror, perfectamente trasladados al anime gracias a un exquisito dibujo y diseño de personajes. Algo que parece prometer que tendrá en el anime un éxito tan rotundo como en el que ha tenido en la Shonen Jump.

Mix

Estudio: OLM
Director: Odahiro Watanabe
Guionista: Atsuhiro Tomioka
Streaming: No confirmado

Touch, conocida en España como Bateadores, es una serie de culto en medio mundo. Y no es para menos: la historia de Tetsuya, Kazuya y Minami tiene todos los ingredientes de cualquier buen spokon, con un plus de romance, comedia, transiciones increíbles y usos extraordinarios de los silencios. Algo común en su autor, Adachi Mitsuru, pero que aquí alcanzó a un público más general.

Mix, por su parte, es una suerte de continuación de Touch. Contándonos cómo finalmente Tetsuya consiguió conquistar el torneo nacional de béisbol de instituto, han pasado treinta años desde entonces y el instituto Meisei no ha conseguido repetir la hazaña. Ni siquiera clasificarse. Algo que pretenden cambiar dos hermanastros, Touma y Souichirou, junto con su hermana, Otomi. Una aventura que, aunque no llegue a ser Touch, ya promete jugar, como mínimo, con nuestra nostalgia. ¿Y para quienes no pueden sentir nostalgia porque nunca han visto la original? Pues en realidad, Mix se entiende perfectamente sin ella. Las secuelas, si independientes, doblemente buenas.

One Punch Man S2

Estudio: J.C.Staff
Director: Chikara Sakurai
Guionista: Shingo Natsume
Streaming: Crunchyroll

A ver cómo explicamos esto. One Punch Man tuvo una excelente primera temporada que enamoró a propios y extraños. Dirigida por Shingo Natsume y guionizada por Tomohiro Suzuki, además de estar producida por Madhouse, su fuerza residía en lo cuidado de todos los aspectos de la producción. Entonces, casi cuatro años después, nos llega la segunda temporada. Y se encarga otro estudio, otro director, otro director de animación y sólo repite su guionista. Eso, sumado a un trailer francamente horrendo, hacía que fuera difícil tener fe del resultado. Y al menos en este caso, la fe nos ha fallado sólo a medias.

Más endeble que su primera temporada, con una dirección más errática y una animación menos espectacular, la segunda temporada de One Punch Man cumple los estándares mínimos de calidad -superándolos incluso-, mientras mantiene su atención y cuidado en los guiones. Algo a tener en cuenta, especialmente si no estabas en el barco de Saitama por lo espectacular de la animación.

En cualquier caso, es difícil recomendar esta segunda temporada, pero también es difícil no hacerlo. Es menos interesante, pero mantiene el tipo, y dado que los guiones se mantienen aún puede redimirse por el lado menos esperado: por el que no es enteramente visual. Por lo cual, seguir o no dependerá de cada cual y por eso es tan difícil explicar lo que se le viene encima. Si algo está claro es que el backlash que va a sufrir la serie es considerable, aunque el único problema que tiene es que es visualmente algo menos excelente.

Sarazanmai

Estudio: MAPPA x Lapintrack
Director: Kunihiko Ikuhara
Guionista: Kunihiko Ikuhara y Teruko Utsumi
Streaming: No confirmado

Seamos claros: Sarazanmai es la serie evento de la temporada. No importa lo bien que lo hagan las otras. La nueva serie de Kunihiko Ikuhara, autor de obras maestras como Utena, Mawaru Penguindrum o Yuri Kuma Arashi, no sólo ha llegado con una brutal expectación, sino que ha sobrevivido a la misma. Superándola, incluso.

Narrando la historia de tres chicos de instituto que se ven convertido en kappas, unos extraños seres mitológicos que parecen un cruce entre una rana y un pato antropomórfico, y teniendo que combatir contra zombis que roban los deseos de los vivos, toda la serie gira en tono a la idea de conectar con los otros. Ser capaces de revelar nuestros secretos y crear lazos duraderos que vayan más allá de aferrarnos a la seguridad de lo superficial. Todo eso con un montón de chistes de culos, una animación absolutamente soberbia, unos diseños espectaculares y unos fondos, cortesía de David Production, que quitan el hipo.

Puro Ikuhara, sólo que significativamente más accesible. Una serie que, de uno u otro modo, va a marcar el debate de las mejores series del año. Es decir: algo que no deberías perderte por nada del mundo.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad