Quentin Tarantino: «Disney quiere joderme con ‘Star Wars»

El arrasador estreno de Star Wars: El despertar de la Fuerza impedirá a Quentin proyectar Los odiosos ocho en el Cinerama Dome, un mítico cine de Los Ángeles. Algo que el director no se ha tomado bien en absoluto.

¿Los caballeros Jedi contra los Lores del Sith? ¿La Resistencia contra la Primera Orden? ¡Pamplinas! La auténtica guerra que enfrenta hoy a los bandos opuestos de la Fuerza tiene contendientes igual de legendarios, pero un poco menos sobrenaturales. Por un lado, la poderosa Disney, facción que (dependiendo de a quién preguntemos) puede ser toda una embajada del Reverso Tenebroso. Y, por otro, un contrabandista solitario llamado Quentin Tarantino, que se halla muy enfadado con la multinacional porque ésta le ha impedido proyectar Los odiosos ochosu nueva película, en el mítico cine Cinerama Dome de Los Ángeles. Las presiones de Disney, afirmó el cineasta en el programa del locutor Howard Stern, han obligado a los responsables del local a mantener Star Wars: El despertar de la Fuerza en su cartelera durante toda la temporada navideña.

Situado en Sunset Boulevard, inaugurado en 1963 y proyectado por Buckminster Fuller, el gran mad doctor del mundo de la arquitectura, el Cinerama Dome no ha sido sólo el escenario de estrenos con mucho relumbrón (desde El mundo está loco, loco, loco hasta Avatar), sino que también está capacitado para proyectar películas en formato de 70 milímetros, justo el elegido por Tarantino para Los odiosos ocho. Dejemos que Quentin nos cuente la historia, porque tiene tela: «Nosotros íbamos a proyectar ‘Los odiosos ocho’ a partir del 25 durante dos semanas, y ‘Star Wars’ iba a estar allí dos semanas antes que nosotros. Y yo, que he crecido en Los Ángeles, creo que el Cinerama Dome es la hostia, y estoy deseando ver mi película allí. Pero el problema es que Disney, que es la propietaria de ‘Star Wars’, decidió: ‘¿Sabes qué? A lo mejor nos interesa proyectar allí ‘Star Wars’ durante toda la temporada de vacaciones, así que vamos a hablar con la gente del Cinerama Dome para decirles que no pueden honrar su contrato con ‘Los odiosos ocho».

Según prosigue Tarantino (vía Geektyrant), los responsables de Arcilight (la empresa que administra el Cinerama Dome) se resistieron en principio, pero Disney les sometió a lo que parece un chantaje: «Ayer, la gente de Disney fue a hablar con ellos y les dijeron: ‘Si respetáis el contrato con ‘Los odiosos ocho’, no os dejaremos proyectar ‘Star Wars’, la película más grande del mundo, en ningún cine de Arcilight». Ante tal argumento, la empresa claudicó. Y ahora Quentin tiene un cabreo que ríete tú del de Darth Vader con el almirante Ozzel en El Imperio contraataca. «Estamos hablando solamente de un puto cine. Esa gente quiere joderme, es como una venganza, una extorsión», exclama. Y añade: «Hay unas cuantas películas que se estrenan ahora, y ninguno somos una competencia seria para ‘Star Wars».

Publicidad