¿Quieres una nueva Dreamcast? Apúntate a este ‘crowfunding’

La iniciativa Project Dream quiere resucitar la consola más innovadora (y desafortunada) de Sega mediante una campaña de crowfunding. Sus responsables afirman haber diseñado una nueva versión de la Dreamcast apta para competir en el siglo XXI.

No se mereció su mala suerte, eso está claro: con su hardware innovador, sus pioneras capacidades de conexión online y aquellos juegos que igualaban en calidad gráfica a las recreativas de la época, la Sega Dreamcast ha pasado a la historia como una de las videoconsolas más interesantes, y desafortunadas, que jamás han salido al mercado. Tras unas campañas promocionales desorbitadas (¿recuerdas al Deportivo de la Coruña llevando sus camisetas?) y tras haber alojado juegos tan interesantes como Shenmue, Phantasy Star Online Crazy Taxi, la última consola jamás producida por Sega desapareció en 2001, vencida (para variar) por la imparable PlayStation. Pero, si algo tienen las máquinas míticas como esta, es su capacidad para inspirar a los defensores de causas perdidas: una iniciativa online llamada Project Dream (vía Gaming World The Mary Sue) quiere convencer a la firma japonesa para lanzar una versión actualizada de la Dreamcast.

Según Patrick Lawson, uno de los responsables de la web, los miembros de Project Dream han diseñado una posible Dreamcast 2 apta para competir en el mercado actual por un precio ajustado («más barato que Sony, Nintendo y Microsoft») a partir de elementos de esas máquinas recreativas que la compañía sigue fabricando aún a fecha de hoy. Por lo pronto, la iniciativa ha contactado ya con Yuji Naka, el creador de Sonic the Hedgehog, quien en su día se opuso a la decisión de Sega de abandonar el mercado de las consolas. Pero, para presentar su idea con más enjundia ante Sega, Project Dream también aspira a el dinero suficiente por crowfunding: producir la consola en serie sería imposible aunque recaudaran una millonada entre los usuarios, así que sospechamos que su intención es más bien elaborar un prototipo viable (o varios).

La propia web de Project Dream no da más detalles sobre el asunto: sólo recibe al visitante con una cuenta atrás según la cual quedan siete días para la presentación ‘oficial’ de su idea. ¿Qué ocurrirá si Sega no pica el anzuelo? ¿Seguirá adelante el proyecto, sólo que con otro nombre, o la idea se irá por el desagüe?

Publicidad