Ryan Heffington, Josephine Baker y otras claves para entender el spot de Spike Jonze para Kenzo

Todo el mundo habla del anuncio de perfume de Spike Jonze para Kenzo, y es cierto que hay cosas que decir de él. Por fin un anuncio que para vender agua perfumada no necesita recurrir a visiones del amor al estilo Disney, o contar historias de violación, pedofilia, malos tratos y demás variantes que hemos visto a lo largo de los últimos años.

Es necesario poner de manifiesto cómo, por fin, un anuncio de perfume no enseña modelos femeninas semidesnudas riendo sin razón alguna o susurrando frases absurdas. Por fin se dirigen a la mujer sin emplear esa melancolía y nostalgia, ese romanticismo y cursilería que desde luego rayan lo ofensivo. Este es el anuncio.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=40&v=ABz2m0olmPg

Dirigido por Spike Jonze puede que el spot se encuentre más cerca de un videoclip musical que de un anuncio. Al fin y al cabo el director de Cómo ser John Malkovich (1999) estaba detrás del clásico vídeo de Fatboy Slim Weapon of Choice (2000) en el que Christopher Walken bailaba a lo largo y ancho de un hotel. Este último trabajo con Kenzo bebe, sin duda, mucho de aquel.

https://www.youtube.com/watch?v=sMZwZiU0kKs

Por lo visto la dirección artística de Kenzo emplea las palabras weird and cool como dos de sus guías de marketing para las campañas. No han de sorprendernos entonces coincidencias como que Kenzo trabajara junto a David Lynch hace dos años, o con Greg Araki (icono del New Queer Cinema) hace solo un año. No hay nunca una sincera y buena intención de romper convenciones venida de una macro-empresa, más allá que como estrategia de marketing, así que es absurdo suponer que sea beneficioso a priori que Kenzo se moleste en presentar como parte de su campaña este tipo de cosas que normalmente quedan en los márgenes. Mucho más cuando lo hace trabajando con cuerpos y patrones de belleza imposibles.

https://www.youtube.com/watch?v=6cLW5aMd3nQ

En este caso, la cinta ha sido coreografiada por Ryan Heffington, de quien ya se ha hablado mucho por su maravilloso trabajo para Sia en Chandelier. Del trabajo de Heffington una de las cosas a destacar es su uso del rostro como elemento performativo. Heffington coreografía la cara como hiciera Bruce Nauman en sus fotos unas décadas atrás, entre tantos otros. En este caso me vienen a la cabeza Valeska Gert y Josephine Baker, ambas artistas de cabaret de principios del siglo XX. Muchos de los movimientos de estas dos mujeres aún encuentran eco en los que podemos ver en el video de Jonze. En la coreografía de sus rostros, pero también en los movimientos de sus piernas: Josephine Baker, negra, salía a escena a bailar con una falda de plátanos.

Si bien parece que Kenzo está rompiendo una lanza en pos de otras maneras de ser mujer, haciéndolas visibles, quizás deberíamos estar alerta: puede que esté apropiándose de su existencia y creando nuevos objetos de consumo para ellas, y nuevos espectadores para sus faldas de plátanos. Cuidado porque puede que lo único novedoso aquí sea la ausencia de violaciones, pedofilia y malos tratos.

https://www.youtube.com/watch?v=H46uf5-Way0

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

4 comentarios

  1. manu dice:

    Uuu, hacer el mismo videoclip cambiando a Cristopher Walken por Margaret Qualley.

    Spkie Jonze, que original, por dios. Y los palmeros enhorabuena, cinco parrafos para un autoplagio. ¿O aprovechando para barrer para casa, Virgi? ¿Las nuevas formas de ser mujer consisten en parecerse a Cristopher Walken? ¿Pedofilia? ¿Violacion? ¿WTF? ¿He visto naves ardiendo mas alla de Orion? ¿me desayuno machunos con colacao? ¿Paranoia? ¿charlies, charlies por todas partes?

    Hay una novela de Philip Roth donde un personaje traumatizado por la guerra de Vietnam, de vuelta a los USA, no puede ver un oriental sin sufrir un ataque de panico. Y decide solucionarlo yendo a cenar varios dias a un restaurante chino, donde, progresivamente, va confraternizando con el personal hasta dejar de tener arcadas al verlos.

    ¿Quiza al feminismo le esta pasando eso? ¿de puro y justificado trauma ve charlies por todas partes? ¿hasta en un autoplagio de Spike Jonze? ¿necesitara una cura de acercamiento a varones normales? ¿dejaremos de ser algun dia los varones pedofilos violadores en potencia? ¿WTF?

    Os dejo, me voy a actualizar mi cartilla de puntos de heteropatriarca machuno. Y a comerme algun niño. Perdon, niña.

  2. Carlos dice:

    Jo Manu, estoy súper de acuerdo contigo tío, en serio, es que me hierve la sangre con estas mierdas de feminazis. Sinceramente, ya no saben que hacer para llamar la atención. Encima como gane el coletas y tal nos van a dejar bien jodidos, cualquier día nos tiraran ellas piedras por la calle a nosotros o algo, te imaginas que horror? Pero bueno, si eso pasase yo acabaría con ello luchando en cualquiera de los espacios, físicos y virtuales, que constituyen nuestra sociedad. Escucha, antes de irte a actualizar tu cartilla de patriarca y a quejarte de que aún no hay gobierno, o a ver el partido, podrías explicarnos un poco mejor a mí y a todas las bolleruzas que leen esto en vez de tendencias, cual es la aproximación que las hembras deben tener hacia el feminismo, eh, Manu? Lol

  3. hello kitty dice:

    Bueno, manu. Como es evidente que no te has leído el artículo, te lo voy a explicar con la condescendencia con la que tú arrojas tus reflexiones.

    La asociación entre la nueva forma de ser mujer y Christopher Walken te la has inventado y no aparece en el artículo. La autora, aunque analiza la representación de lo femenino en el video, no la defiende. De hecho, de lo que avisa es del peligro de apropiación de supuestas representaciones feministas por parte del márketing, más en un campo como en el de la industria de la belleza y la moda, que es de todo menos feminista.

    Las referencias a pedofilia, violación y violencia contra la mujer son una constante en la publicidad, no se refiere a Spike Jonze como autor en particular. La nota de atención se pone, insisto, en la industria, no en el creador.

    La próxima vez, igual es mejor que termines de leerte el artículo antes de dejar salir toda tu clarividencia. Igual, también, te puedes ahorrar llamar por su nombre de pila a la autora y usando un diminutivo, o denominándola "niña". No sé si es con afán condescendiente, ridiculizador, o ambas. Cualquiera de las tres opciones es despreciable.

    No te preocupes, tu cartilla de heteropatriarca está perfecta. Puede que seas miembro VIP y todo.

  4. manu dice:

    Por 25 pesetas: adjetivo calificativo que combina el nombre de una ideologia de genero absolutamente legitima con la de otra ideologia politica que hace suyo el lema de"o conmigo o contra mi". Empieza por F y termina por I.

Los comentarios están cerrados.