¿Sed de polémica o demencia transitoria? Digital Homicide demanda a Valve y a un centenar de usuarios

Una sucesión de locas demandas termina con un estudio indie llevando a los tribunales nada menos que a la todopoderosa Valve, uno de los estudios y productora de videojuegos más importantes del mundo. ¿El horrible crimen? Defender a sus usuarios.

Valve no es perfecta. De hecho cada vez va teniendo más problemas porque nadie sabe muy bien qué hacen aparte de vender juegos y programar ofertas varias veces al año. El cliente de Steam es tan anacrónico como una web de Geocities (e igual de funcional a veces), su transparencia con los problemas es inexistente, Greenlight es un desastre, sus foros de Steam no están moderados y son campo libre para trolls de todo tipo, pelaje y condición. Y por si fuera poco hace una semana decidió, de manera salomónica, cambiar la política de reviews jodiendo a los indies y a los F2P por el camino.

Desde luego que Valve no está en su mejor momento. Sin embargo, y mira que era difícil, hay alguien que se ha empeñado -y ha logrado- en que queden como unos héroes en una historia digna de un episodio de Seinfeld.

Digital Homicide Studios es un estudio de desarrollo formado en 2014 cuyas prácticas de negocio son bastante peculiares. Se dedican a publicar juegos de baja calidad de baja calidad desarrollados por ellos mismos, en ocasiones bajo el nombre del estudio y a veces bajo pseudónimo. Cuando decimos que son de baja calidad no estamos exagerando: cualquier gameplay en Youtube de cualquiera de sus juegos deja bastante claro que están llenos de bugs, usan assets mediocres, sus mecánicas son pocas y repetitivas y en general son un producto bastante subterráneo hecho en poco tiempo y por gente que es al talento creativo lo que la gravilla a los canelones. Por ello no es de extrañar que sus correspondientes foros en Steam ardan con comentarios negativos que glosan, con inusitado detalle y bastante mala leche, todos los fallos de los juegos. Si esto fuera un tebeo de Marvel este sería el motivo principal del nacimiento de una pareja de supervillanos porque los hermanos Romine, fundadores del estudio, decidieron contraatacar haciendo lo impensable: demandar a Jim Sterling (influyente periodista británico que cimentó su fama en Destructoid y The Escapist y que hoy vive felizmente asentado en la independiencia gracias al crowd-funding) por su crítica de The Slaughtering Grounds (2014) y, por si fuera poco, requerir (y conseguir) judicialmente las identidades de cien usuarios de Steam para, lo han adivinado, demandarles por las críticas negativas. Because fuck you, that’s why, debieron pensar.

demandavalve2

Esta maniobra, que ya de por sí es una locura, se convirtió en el detonante de una serie de astracanadas a cual más ridícula. Para empezar, y siguiendo el más que comprensible backlash de esta decisión, Valve decidió banear permanentemente a Digital Homicide de su tienda por, y cito, «su hostilidad hacia los clientes de Steam». Las masas enloquecieron de schadenfreude y por un momento parecía que el héroe de capa caída había vuelto para retomar su manto y castigar al villano, pero como siempre hay un cliffhanger cuando menos te lo esperas, este sainete no iba a ser menos: Digital Homicide, un estudio de dos personas formado en 2014, ha decidido demandar a Valve, una compañía que ganó mil quinientos millones de dólares el año que se fundó dicho estudio.

Nadie sabe exactamente qué está pasando ahora mismo por las cabezas de los hermanos Romine. Aire, probablemente, aunque desde esta web no queremos dar nada por sentado. En Reddit se preguntan cuál debe ser su auténtico objetivo porque nadie es tan, digamos, especial como para darse cabezazos contra Valve. Obviamente algo más debe haber ahí.

En CANINO creemos que es todo una cuestión de leyes físicas: cuando una bola de nieve se desplaza ladera abajo está claro que a algún sitio llegará, sin duda. Pero tal vez el resultado no sea bonito de ver. Digital Homicide ha decidido huir hacia adelante y sólo dios sabe dónde son capaces de llegar antes de reconocer que todo esto es culpa estrictamente suya.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad