Simon Pegg y Lake Bell lo dan todo en la pista en ‘Man up’

Perdido entre el espacio y las misiones imposibles, la cuenta corriente de Simon Pegg va mejor que las comedias que elige sin su compañero de escrituras. Man Up, junto a Lake Bell, modelo, actriz, guionista y directora. Buena pareja de baile.

El pelirrojo llevaba una carrera imparable junto a sus compañeros de aventuras de las islas, pero no vamos a negar que sus papeles fuera de esos proyectos no están a la altura de las expectativas. Desde Spaced (1999-2001) a la Trilogía Cornetto (2004, 2007, 2013), no hubo margen de error. Eso llegaría después, con películas tan pobres como Paul (Íd, 2011), A Fantastic Fear of Everything (2012) o la reciente Absolutamente Todo (Absolutely Anything, 2015)

Salvado por sus colaboraciones en las sagas de Star Trek o Misión:Imposible, Pegg continúa deambulando entre colaboraciones vocales en animación y pequeñas comedias descafeinadas. Ahora, por fin, podría recuperar el mojo en una (otra) comedia romántica: Amor sin cita previa (Man Up, 2015), de Ben Palmer: el clásico juego de equívocos entre dos cuarentones que no han encontrado el amor y que piensan que están ante una nueva cita a ciegas promete enredos entre Pegg y Lake Bell, modelo, actriz, guionista y directora de La voz de una generación (In a World…, 2013), ácido retrato del mundo de la locución en Hollywood y clásico de culto de última generación independiente. 

Juntos y revueltos, la pareja intercambiará opiniones sobre la vida, el futuro, el compromiso y el matrimonio de la mejor manera posible: bailoteando con The Reflex de Duran Duran.


(Haz clic en pantalla completa para un tamaño digno o acude a la fuente original en Mashable)

Tampoco es que el actor deba estar muy preocupado por la acogida del proyecto, puesto que en menos de un año se dejará ver (y escuchar) en toda la galaxia. Vamos, que anda metido en Star Wars: El despertar de la fuerza (Star Wars: The Force Awakens, 2015) y Star Trek Beyond (2016) y muy probablemente en la próxima aventura de Tom Cruise al servicio secreto de la Fuerza de Misión Imposible.

Ojalá también tenga tiempo de volver a unir fuerzas con Edgar Wright y Nick Frost. Y seguir bailando, claro.

Publicidad