Sitges 2015. Crónicas caninas: 15 de octubre de 2015

Recordad: hoy tenemos la presentación de CANINO a las siete en el Espacio FNAC con la ayuda de Xavi Daura.  Pero además, en nuestras crónicas caninas de hoy, demonios polacos y asesinos a sueldo holandeses. El típico día completito en Sitges.

7:27: Me llegan mensajes de que el episodio de The Flash de esta semana ha sido un monumento. Habrá que esperar a la semana que viene para catarlo. Pero eh: ¡dos de golpe!

10.43: Schneider vs. Bax es una comedia holandesa negrísima que, pese a algún cabo de su enredadera de chistes y asesinos a sueldo que no acaba de tirar bien, funciona bien como thriller claustrofóbico y mejor como humorada macabra. Conviene saber de ella cuanto menos mejor, pese a que, con bastante inteligencia, no confía demasiado en sus giros de guion y sí en su excelentes intérpretes y en la originalidad de su ambientación pantanosa.

13.05: Demon es una curiosa muestra de horror suave polaco, que mezcla posesiones con una curiosa variante del código de la gente encerrada en un espacio pequeño. Interpretaciones entregadísimas y muy inquietantes y una historia de fantasmas, por desgracia, no tan contundente como habría sido deseable. La idea de desarrollar prácticamente toda la trama en la fiesta de una boda que acaba como el rosario de la aurora es estupenda y transita caminos muy distintos a los de, por ejemplo, Rec 4.

13.42: Recibimos el podcast con el programa de Territori Clandestí de Radio 4 con la entrevista que nos hicieron ayer. John Tones habla en catalán, como siempre ha hecho en casa, pero su cerrado acento murciano lo hace indistinguible del panocho de toda la vida. Estamos en el minuto 36.35.

17:55.

Tones se ha puesto sus Mejores Galas Cage para la presentación.

A post shared by Canino (@caninomag) on

19:43

01.34: Deathbound es una película de episodios particular: producida por la ya veterana responsable de los V/H/S, Roxanne Benjamin, no propone una serie de capítulos sueltos, sino que los responsables de los mismos trabajaron juntos para darle una coherencia global, y se nota. El resultado da más sensación de «película completa» de lo habitual, y el tono de los episodios tiene un rollo Twilight Zone from hell que deja muy buen sabor de boca.

Publicidad