Sitges 2015. Crónicas caninas: 9 de octubre de 2015

Bienvenidos a Sitges 2015. Me he venido un año más al tremebundo y agotador festival de cine fantástico y de terror y voy a pasar aquí toda la santa semana, viendo películas sin parar, maldurmiendo, malcomiendo y teniendo la típica experiencia inolvidable en el más amplio sentido de la palabra. Sed testigos.

En CANINO, conscientes de que estas cosas os interesan, vamos a intentar contarlo todo. Haremos fotos, grabaremos vídeos y, por supuesto, os iremos diciendo qué tal las películas. Lo haremos en posts que estarán abiertos durante todo el día y que iremos actualizando poco a poco según avance la jornada. Es decir, que podéis volver a este mismo post a lo largo del día en busca de novedades. De momento, un alegre despertar

07:11 –

11.40: Dispuesto a entrar a la primera proyección, The Witch, tras encontrarme con los dos primeros titanes del año, Domingo López y Daniel Ausente, colaborador de esta santa casa. Un marasmo de zagales salen de un pase para escuelas de Segon Origen, de culto por esta zona.

13.40: The Witch es absolutamente alucinante, y un arranque perfecto para el Festival (protagonizará la inauguración esta noche). Es reconfortante que, siendo una película artie, densa, que no extraña que ande recibiendo premiazos en Sundance, sea también capaz de inquietar y perturbar. Imágenes poderosísimas y cita obligada para los amantes del satanismo antiguo.

15.30: Absolutely anything es una simpática comedia de Terry Jones, que llama a todos sus ex de los Monty Python para que pongan voces en un entretenimiento familiar pero que oculta, como es habitual en él, cargas de profundidad muy contundentes. La mejor de todas, la moraleja final: no hay moraleja. Más Monty Python imposible…

Anna

16.17: ¿Solo el primer día y ya voy a ir andando saltándome la comida? Carita triste.

18.46: Mr. Right de Paco Cabezas es una comedia cuyo mayor problema, posiblemente, es que llega veinte años tarde. ¿Un asesino a sueldo que se enamora de una zumbada? ¿No suena a directo al vídeo (¡al VHS!) de hace veinte años? Anna Kendrick, Sam Rockwell, un afilado guion de Max Landis y el indiscutible gusto estético de Cabezas salvan la papeleta.

22.02: Summer Camp ha querido ser gamberra, chiflada y salvaje, pero le falta algo de consistencia. Filmax sigue buscando su nueva generación de infectados pero le falta la rotunda confianza en su propio universo de Rec. Summer Camp empieza como un slasher, sigue como una de zombis rabiosos y tiene un severo problema con sus actores y con su guion, rebosante de boquetes. Aún así, el entretenimiento está garantizado, pero se exige un cerebro en permanente línea plana.

1:39: Martyrs recibe el dudoso honor de ser el primer mojón que nos tragamos este año. Absolutamente indigna de su memorable precedente, un hito de la nueva ola de cine de terror francés de hace unos años, lo mejor que se puede decir de ella es que funciona cuando plagia plano a plano al original. En el tramo final, donde decide distanciarse y sobreexplicar, el ya endeble armazón que sustentaba la primera versión se hace trizas.

 

Publicidad