[Sitges 2017] 7 y 8 de octubre: ‘The Bad Batch’, ‘Mom and Dad’, ‘Bushwick’ y ‘Thelma’

Canibalismo indie posapocalíptico, conflicto generacional a martillazos, guerra urbana en zona hipster y cristianismo noruego paranormal han formado parte del menú de Sitges para el fin de semana.

Ayer domingo hubo paréntesis en estas crónicas. A veces es necesario tomar aire porque todo atracón, y este es de órdago, tiene sus consecuencias y luego pasa lo que pasa. Sucedió el otro día, por ejemplo, jornada en la que el cuerpo dijo basta y exigió sacrificar The Endless pese a estar entre los títulos más apetitosos. En fin, quien piense que uno viene a Sitges a descansar viendo películas anda equivocado, la oferta es a todas horas múltiple y los adictos no sabemos de mesura.



The Bad Batch (Ana Lily Amirpour)

En la edición del año 2014, la cineasta estadounidense de origen persa Ana Lily Amirpour presentó A Girl Walks Home Alone at Night, incursión en el vampirismo envuelta en el tedio de la inmortalidad y en el burka por uniforme. La idea, provocadora y visualmente potente, impulsó a su autora como nueva promesa indie de Sundance pero también disparó un hype desmesurado al que ha sabido sacar provecho. Su nueva película acude al canibalismo posapocalíptico y tiene a Keanu Reeves, el cachas de Jason Momoa y un irreconocible Jim Carrey en su reparto. Entre lo uno y lo otro, la cosa gana  en brío, hay buen uso del desierto como paisaje western del holocausto, y la idea de un clan de culturistas antropófagos es estupenda. Reconozco, eso sí, que la historia me descoloca bastante, lo que no es malo, y quizás se deba a la dificultad de interpretar los códigos femeninos del relato cuando te han educado con los masculinos. Digo esto porque entiendo el rechazo a un líder que se rodea de embarazadas con metralletas, pero soy incapaz de dilucidar en clave feminista la atracción por un macho alfa caníbal, por muy sugerente que me parezca la idea.

Mom and Dad (Brian Taylor)

Un extraño brote psicótico que altera instintos maternales y paternales convierte a progenitores en bestias furiosas y a sus descendientes en la presa a liquidar con violencia. Si sumamos la presencia de Nicolas Cage de protagonista y que la propuesta viene firmada por Brian Taylor, director junto a Mark Neveldine de la enorme Crank y su secuela, no es de extrañar que cumpla con creces lo prometido, es decir, fiesta y diversión por todo lo alto. Sátira virulenta enfocada directamente al desencanto inherente de la vida familiar, es decir, que ser padre no es un paraíso idílico y encima te arranca la juventud. Servida con trepidante narrativa visual y muy generosa en cuestión de humor negro y mala leche, hay quien encuentra a faltar gore explícito en la fórmula. No comparto la opinión y, además, igual facilita que la dinamita se cuele por los recovecos del entretenimiento aséptico. También se beneficia de un Nicolas Cage que ha asumido para bien lo que se esperamos de él y, encima, se vigila que su exceso no luzca más de la cuenta y se reparta juego a una estupenda Selma Blair. En definitiva: a tope, tron.

Bushwick (Cary Murnion & Jonathan Milott)

En la primera de estas crónicas, al señalar los motivos que llevaron al nacimiento del Festival de Sitges hace cincuenta años, se apuntaba a la consideración, errónea pero entonces extendida, de que el género fantástico y/o de terror carecía de subtexto ideológico o político. A menudo sucede todo lo contrario. El año pasado, por ejemplo, películas como The Neighbour o Carnage Park admitían ser leídas como avisos de la inminente América de Trump. Este año toca lo contrario y aquí se plantea un escenario de contienda militar en un barrio hipster de Brooklyn. Hace un par de años Cary Murnion y Jonathan Milott nos alegraron la tarde con Cooties, un dicharachero holocausto de niños infectados que hacían de la masacre de adultos su festivo chiquipark. Ahora aparcan aquella sorna negra e incorrecta y se ponen serios también en cuestión de estilo. Bushwick se construye a base de planos secuencia (con truco) para transmitir la idea de caos urbano: un día sales del metro y te encuentras con un ejército arrasando el barrio y sus vecinos. La cosa funciona muy bien hasta que se explica lo que sucede porque parte de la chispa estaba en el desconcierto. Resulta inevitable poner en paralelo esa explicación de lo que pasa con el conflicto político que nos espera al salir del cine, por mucho que sea imposible extrapolarlo porque su clave es exclusivamente estadounidense. La revelación, directa y clara, a una cuestión de independentismo produjo en la sala un géiser de ectoplasmas psíquicos colectivos la mar de singular porque, de pronto, todo el mundo pensó en lo mismo. La peli, por cierto, permite a Dave Batista alejarse de Drax, el guardián de la Galaxia, y cumplir con lo suyo más por un tema de caracterización que de dotes actorales.

Thelma (Joachim Trier)

Es frecuente acudir a Japón como ejemplo de una sociedad cuyos códigos culturales difieren tanto de los nuestros que sus creaciones se revisten con la apariencia de lo extraño. En esa franja en que el asunto va por barrios también destaca la cosa nórdica, que aquí abajo, a orillas del Mediterráneo, también se aprecia por su personal rareza. Lo curioso, atención, es que en Suecia consideran que los noruegos son un poco raros. Thelma es una película noruega aunque suecos, daneses y franceses participen en su producción, y explica la historia de una universitaria, educada en un entorno de cristianismo estricto y soledad rural, a quien la independencia urbana le descubre inclinaciones sexuales, poderes paranormales y, finalmente, secretos de familia. La cosa es gélida como el paisaje y avanza hacia lo que supone ese cristianismo de base luterana donde la procesión va por dentro y la relación personal distante y estirada. No esperen mucho calor ni afecto pero sí un par de buenos detalles macabros y un discurso sobre lo mala que es la represión cuando el cuerpo te pide libertad.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Artículos Promocionados

Loading...

Publicidad

Suscríbete a nuestra newsletter semanal
Novedades y contenido inédito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *