¿Son estos los #SuperRojos a los que teme el PP?

Ahora que nuestros amados líderes nos previenen contra una posible coalición de "súper rojos" (sic) haciendo rodillo en el Congreso tras el 20D, nosotros te traemos una selección de superhéroes y villanos basados en los principios del materialismo dialéctico.

Cuando las elecciones generales se acercan, las encuestas no son todo lo positivas que uno desearía y además se arrostran las consecuencias de un daño severo (un traumatismo cráneofacial, sin ir más lejos) pues pasa lo que pasa, y los titulares y trending topics se ponen como el Quico. De esta manera, a decir de un miembro del Partido Popular no identificado y citado por la agencia Europa Press (vía Huffington Post), lo que les quita el sueño ahora a Mariano Rajoy y sus adláteres es una posible coalición de «súper rojos» (sic) que haga rodillo tras las elecciones, convirtiendo España en poco menos que una democracia popular con sus sóviets, sus granjas colectivas y toda la pesca.

El tema ya ha despertado un considerable recochineo en Twitter, pero CANINO no quería perderse el festín, así que hemos elaborado una lista de superhéroes y supervillanos que llegaron a las viñetas enarbolando los principios del materialismo dialéctico. Ya sean villanos generados por la Guerra Fría, ya sean aguerridos defensores del proletariado, todos estos personajes existen o existieron realmente sobre el papel.

Superman Rojo

supes

¿Qué hubiera ocurrido si el último hijo de Krypton hubiera caído en un koljós ucraniano durante el estalinismo, en lugar de en Kansas? Pues, según el cachondo de Mark Millar, que hubiera sido la principal arma de la URSS en la Guerra Fría… para empezar, porque la acumulación de disparates durante Superman: Hijo rojo (2003) no tiene límite ni freno. Cuando están bien hechos, los what if son así.

Proletario

colossus

Cuando los X-Men se dan una vuelta por Mundo Asesino puede pasar cualquier cosa. Por ejemplo, que al ocurrente Arcade le dé por lavarle el cerebro a Coloso, convirtiendo a nuestro granjero siberiano y blindado en todo un defensor de los trabajadores, con un uniforme muy ad hoc. La metamorfosis del personaje duró poco, apenas un cliffhanger, pero Chris Claremont Dave Cockrum nos dieron con ella un buen motivo para gritar «¡Fantasma de Lenin!».

La brigada Rocket Red

rocket_red

Creados por el gran Steve Englehart (en la realidad) y por el Linterna Verde Kilowog (en la ficción) allá por 1987, los Rocket Red fueron durante mucho tiempo los defensores de la Unión Soviética en el Universo DC. De hecho, uno de sus miembros (el identificado con el número 4) llegó a ser miembro de la Liga de la Justicia Internacional. Esto les llevó a vivir grandes momentos, pero también a enredarse en todo aquello de Millennium, los Manhunters y demás gaitas. Actualmente, y pese a la caída de la URSS, siguen en activo.

Fantasma Rojo

Red_Ghost_apes_h1

Seguramente, cuando el Partido Popular nos alerta contra los «súper rojos», sus responsables tienen en mente a personajes como este, una maravillosa demostración de las locuras que podían traernos Stan Lee Jack Kirby cuando se les iba la pájara. Creado para servir de enemigo a los Cuatro Fantásticos, y con el nombre real de Ivan Kragoff (que suena genial), se trata de un mad doctor de manual acompañado siempre por sus poderosos Supersimios, Mikhlo, Igor y Piotr. Un ejemplo prototípico de supervillano soviético Marvel de la Guerra Fría, emparentable con Dinamo Carmesí o el Hombre Radiactivo.

Love Sausage

sausage

Sólo un universo tan desquiciado como el de The Boys (ay, este Garth Ennis, cómo es cuando se pone), Love Sausage es un super retirado que regenta un bar en Moscú, gustando de ofrecerles a sus clientes un falso vodka elaborado con líquido de frenos. Más que una sátira política, el personaje es una parodia del arquetípico ruso con sobrepeso, aficionado a la priva y de preocupante priapismo (¿adivinan de dónde le viene su alias?), pero el hecho de que formase parte de un supergrupo conocido como el Plan Quinquenal nos encanta.

Octobriana

talbot-540x402

Aunque parezca mentira, en el Bloque del Este también hubo cómic underground. Y, de dichos productos, el más popular en Occidente fue esta superheroína comunista obra del guionista Petr Sadecky. Bautizada originalmente como Amazona, y con un origen sepultado en el misterio (básicamente, porque Sadecky era un grandísimo bastardo que traicionó a sus dibujantes Bohumil Konecny y Zdenek Burian llevándose el producto a Gran Bretaña), esta chicarrona de las estepas se ha ganado fans como nuestros admirados Bryan Talbot, Billy Idol David Bowie. Este último incluso se planteó producir una película sobre sus aventuras, protagonizada por Amanda Lear, durante sus muy cocainómanos años 70.

El Hombre Colectivo

Collective_man_Uncanny_X-Men_530_11

Defensor superheroico de la República Popular China, y miembro de la muy delirante Fuerza de Defensa Popular, el Hombre Colectivo demuestra que el Universo Marvel siempre ha sido un terreno fértil para el disparate. Porque, puestos a dotar al país de la Revolución Cultural con su propio superhéroe, ¿qué mejor que concebir a unos quintillizos capaces de sumar sus fuerzas, convirtiéndose en un único individuo pleno de superfuerza maoísta? Las gracias, a Bill Mantlo Sal Buscema, que se sacaron al personaje de la manga en 1982.

Rojo Omega

maxresdefault

Otra de esos engendros con volumen de El Capital bajo el brazo, capaces seguramente de inspirarle pesadillas a Soraya Sáenz de Santamaría cuando le sienta mal la cena, Rojo Omega (real name, Arkady Rossovitch) apareció en 1992, ya con la Perestroika en marcha. Dotado con unos tentáculos metálicos muy prácticos para zurrarles la badana a los mutis, y con una rabiosa psicopatía que daba yuyu hasta a los jerarcas del Kremlin, el personaje ha experimentado la inevitable evolución ideológica, pasando a ser un líder de la mafiya que medra prósperamente bajo el régimen de Vladimir Putin.

Capitán China

Captain-China

¿Se imaginan que el ¡García! de Santiago García Luis Bustos se hubiese originado en el Celeste Imperio, en lugar de en la España más rancia y jimenezlosantiana? Pues este cómic viene a ser más o menos lo mismo: creado en pleno Gran Salto Adelante por órdenes del propio Mao, el Capitán China es un supersoldado que despertó hace tres años de su sueño criogénico para obedecer las órdenes del Partido Comunista… y salvar a Barack Obama de un atentado. Por supuesto, el público de por allá se tomó esa premisa a puro choteo.

Publicidad