Etiqueta: david lynch


Viaje al centro de la explosión nuclear – Mito e imagen en el episodio 8 de ‘Twin Peaks The Return’

‘Twin Peaks: The Return’, tercera temporada de ‘Twin Peaks’, es un maridaje perfecto entre el catálogo de códigos estéticos y narrativos del lenguaje experimental que David Lynch ha ido fraguando durante toda su trayectoria cinematográfica, y la prolongación del famoso melodrama televisivo, continuación de los acontecimientos ocurridos en la serie de los noventa. De nuevo la violencia es el tema central, y de nuevo se interpreta y se explica desde diferentes planos: el natural y el sobrenatural. El literal y el metafórico.

David Lynch y su carrera contra la nostalgia: ¿qué diablos ha pasado en ‘Twin Peaks 3’?

La tercera temporada de ‘Twin Peaks: The Return’ es un greatest hits lynchiano que podría servir como continuación de la serie de los noventa. Si has conseguido llegar hasta el final, probablemente te hayas quedado en estado de shock. Mientras, todo el mundo a tu alrededor insiste en que David Lynch ha toreado la nostalgia. Veamos si es cierto

David Lynch: el arte de otro lugar

Hace unas cuantas semanas que estamos inmersos en el regreso de Twin Peaks. ¿Está el público preparado para la vuelta de David Lynch? Aquí, dos buenas recomendaciones extra si ya has visitado esta espectacular nueva inmersión en la mente del director: un documental y un libro sobre el cineasta.

Adéntrate en ‘Hotel Room’, la serie de David Lynch tras ‘Twin Peaks’ que nadie vio

Tras acabar Twin Peaks, David Lynch produjo y dirigió dos episodios de una miniserie de HBO en tres partes. Hotel Room fue emitida durante dos días, 8 y 9 de enero de 1993, y desde entonces ha sido relegada al olvido: tan solo fue editada en su momento en VHS, y no ha conocido aún ninguna edición digital. Enterrada por otros éxitos posteriores, es una rareza difícil de localizar, pero imprescindible para completistas de la obra del director.

[Música Canina] A este lado del paraíso

¿El mejor lugar posible, o el peor? ¿Un espacio para la felicidad extática, o un coñazo aún peor que las calderas de Satán? Cuando nuestros músicos favoritos juegan con la idea del cielo y de la gloria eterna, los resultados pueden llevarte a las nubes… o sepultarte bajo la tierra.