Teoría ‘Star Wars’: ¿Es Jar Jar Binks un Lord del Sith?

Una nueva entrada para la enciclopedia de especulaciones dementes y galácticas: según este fan, el personaje más odiado de la saga de George Lucas es el agente más destructivo del Reverso Tenebroso.

En CANINO, como sabéis, las fan theories locas sobre Star Wars nos gustan un rato. No sólo porque, a fuerza de improvisación y cambios de última hora, el canon de la saga haya resultado de lo más elástico, sino también porque, según el ángulo desde el cual se miren las cosas, uno puede acabar sentenciando que el Emperador Palpatine fue el auténtico héroe de la historia… o que Jar Jar Binks no era el peor invento jamás concebido por George Lucas para su serial, sino todo un Lord del Sith culpable de todas las calamidades de la Galaxia Muy, Muy Lejana, desde el fin de la Antigua República al alto precio de las copas en la cantina de Mos Eisley. Así piensa un usuario de Reddit que firma como Lumpawarroo, y que explica su afirmación en términos inquietantemente verosímiles.

El documento donde se expone la teoría es bastante largo, y contiene ejemplos a granel sacados tanto de La amenaza fantasma como de El ataque de los clones La venganza de los Sith. Pero el propio autor resume sus conclusiones como sigue: Jar Jar no sólo fue «un maestro de la Fuerza, tanto aplicada a las artes marciales como al control mental», sino que su antológica salida de tiesto en el Senado Galáctico obedeció a fines extremadamente tenebrosos. Así, de acuerdo con Lumpawarroo, Jar Jar Binks «no fue una marioneta controlada por Palpatine, como cree mucha gente. En lugar de eso, Palpatine y él colaboraron desde el principio, y es muy probable que Palpatine fuera un subordinado que obedecía a Binks durante las dos trilogías». 

La conclusión, prosigue el documento, está clara: creando a Jar Jar, Lucas quería ofrecer una imagen especular y siniestra del Maestro Yoda. Así como, en El Imperio contraataca, el alienígena verdoso aparecía primero como un anciano con probable falta de riego, para después revelarse como el gran depositario de los conocimientos de la Orden Jedi, el habitante más impresentable del planeta Naboo habría aparecido en La amenaza fantasma como un tonto del bote, y sólo habría dado a conocer su naturaleza tenebrosa a la altura de la segunda precuela. La teoría concluye afirmando que ‘tío George’, siempre experto en dar marcha atrás y arrepentirse de sus propias decisiones, renunció a este plan… lo cual no es óbice para que Jar Jar pueda reaparecer en Star Wars: El despertar de la Fuerza como enemigo en la sombra.

Desde luego, esta teoría tiene su interés, y le da un matiz más épico a ese «Así muere la libertad: con un estruendoso aplauso» que tan bien le quedaba a Natalie Portman. A nosotros, por otra parte, nos parece que todo lo que describe puede explicarse apelando a la sabiduría popular. Concretamente, a ese dicho según el cual «hace más daño un tonto que un hijo de puta». 

Publicidad