Teorías fan: ¿son R2D2 y Chewbacca agentes secretos de la Alianza Rebelde?

Hay muchos aspectos de la trilogía original que cobran nuevo sentido a la luz de los acontecimientos de los primeros tres episodios. ¡E incluso los hay que no salen mal parados y todo! Varios de los personajes adquieren profundidad y varias lecturas, como es el caso de Obi-Wan, Anakin/Vader y dos de los mejores agentes de campo que jamás ha tenido la Alianza Rebelde: R2D2 y Chewbacca. Una teoría fan que da tumbos desde los tiempos del estreno del Episodio III y que te desgranamos con detalle.

R2 se nos presenta casi al inicio del Episodio I, siendo uno más de los astrodroides que viajaban en la bodega del Nubian con el que los protagonistas huyeron de Naboo. Casualmente, es él quien consigue puentear los sistemas de la nave para darle potencia al hipermotor y lograr la huida, lo que le hace ser reconocido por la reina Amidala hasta el punto de que ésta se lo lleva consigo cuando baja de incógnito a Tattoine. Durante toda la primera parte de la saga, hasta el final del Episodio III, R2 es testigo de todos los acontecimientos, directa o indirectamente: acompaña a Anakin en el asalto a las fundiciones de Geonosis, cuida la retaguarda de éste y Obi-Wan durante la misión de rescate en la barcaza de Grievous y está presente cuando Padmé muere al dar a luz. Y aquí empieza lo bueno.

Article-Lead-wide998632429gik5rzimage.related.articleLeadwide.729x410.gik5pp.png1437729780869.jpg-620x349

Tras la muerte de Padmé, Bail Organa, viendo que deben pasar a la clandestinidad si quieren sobrevivir, ordena que se borre la memoria de C3PO, pero no la de R2. ¿Por qué? Porque es el espía perfecto: es capaz de infiltrarse en los sistemas informáticos de cualquier nave, estación o edificio, es incorruptible e invulnerable a la tortura y ha observado durante años tanto a Anakin como a Palpatine, los dos mayores enemigos de la futura Alianza. Organa, viendo el incalculable valor de R2 como agente, decide mantenerlo intacto y entregarlo al cuidado de su cuñado, el capitán Raymus Antilles.

Alto secreto galáctico.

Durante los siguientes veinte años al servicio de Antilles, R2 y C3PO acompañan al capitán en sus misiones diplomáticas. Es de suponer que R2, actuando como agente secreto de la Alianza, pasaría información confidencial a los agentes rebeldes en innumerables mundos. Con el tiempo, la hija adoptiva de Bail Organa, Leia, se uniría a las filas de la rebelión y, tras una ordalía que se cobraría las vidas de muchos Bothans, robaría los planos de la Estrella de la Muerte. Pero es R2, no Leia, quien posee los planos. ¿Acaso un simple astrodroide sin cerebro experimentaría emoción al encontrar a la princesa en el nivel de la prisión de la estación? ¿O cumpliría su misión hasta las últimas consecuencias al insistir en encontrar a Obi-Wan en un planeta desierto? Es más: ¿cómo sabe R2 dónde encontrar a Obi-Wan, que tan seguro está de ello que nada más aterrizar abandona a 3PO y se va por su propia cuenta y riesgo? Muy sencillo: porque el pequeño cabrón sabe más de lo que parece.

R2_1

«¡Utini! ¡Utini!»

La propia Leia cree que su misión es entregarle los planos a Obi-Wan, pero su padre, el senador Organa, tiene otros planes en mente. Quiere reunir a Leia con la persona que puede adiestrarla en las artes de la Fuerza y, de paso, situarla en el mismo planeta que su hermano. Lamentablemente, los planes de Organa de tener a dos Jedi en la Alianza se van al cuerno cuando Obi-Wan ha de sacrificarse en el duelo contra Vader. No sabemos si Leia hubiese desarrollado todo su potencial de haber podido ser adiestrada por Kenobi, pero las obligaciones de la Alianza, incluyendo el establecimiento de la base de Hoth y la preparación de la ofensiva del final del Episodio VI, la alejaron de ese destino, tal vez para siempre.

Mission: Impossible (con robots) (y un wookie).

Pero volvamos a R2, quien tiene una misión muy clara y otra oculta a todos salvo a Kenobi y Organa. Los tres (junto con Yoda, pero éste está en Dagobah) saben que Luke está empezando a mostrar indicios de afinidad con la Fuerza. Cuando Kenobi conoce a Luke podemos observar que está inquieto, nervioso. Está viendo en el hijo las mismas habilidades innatas que vio en el padre, incluyendo una inhumana pericia a los mandos de cualquier trasto que se mueva. Kenobi vigila muy de cerca a Luke para observar cualquier posible pista de la presencia del Reverso Tenebroso en él porque, hasta el momento, ningún Lord del Sith se ha reproducido. No se sabe si la corrupción es hereditara, si los hijos de alguien entrenado en las artes de la Fuerza muestran tendencia a seguir los pasos de su padre. Es más: el propio Yoda tiene la misma actitud cauta y fatalista al final, cuando sabe que tiene entre manos el adiestramiento del hijo de Anakin Skywalker y posteriormente éste muestra la misma arrogancia y apresuramiento que su padre.

Cuando R2, 3PO y Luke se encuentran con Obi-Wan, Luke le dice que R2 afirma ser propiedad «de un tal Obi-Wan Kenobi«. En ese momento, el viejo Jedi mira directamente a R2 y, con aire casual, comenta no recordar haber poseído nunca un astrodroide. R2 capta la indirecta y decide callarse los circuitos. Por el momento. Tras la muerte de sus tíos Owen y Beru Lars, el joven Skywalker no tiene motivos para quedarse en Tattoine y decide cumplir su sueño de ser piloto estelar. Pero primero necesitan salir del planeta, y para eso R2 y Obi-Wan necesitan la ayuda del otro gran recurso de la Alianza: Chewbacca.

R2_2

Chewie fue el segundo al mando de la defensa de su planeta durante las Guerras Clon, amigo personal de Yoda y conocedor de toda lo que ocurre en los tres primeros episodios. Era lógico que Bail Organa acudiese a él para conseguir información de primera mano. ¿Y qué pinta el pobre Han en esto? Lo mismo que 3PO para con R2: ser la cara visible, el señuelo que aleje la atención del auténtico espía. Chewbacca convencería a Han para que hiciese negocios con Jabba, lo que le permitiría visitar regularmente Tattoine y transmitir las observaciones de Obi-Wan sobre los progresos del joven Luke. Los planes se precipitan cuando el mensaje urgente de R2 llega a Chewie y le obligan a actuar, forzando la situación y varando al Halcón Milenario en Mos Eisley.

Tras el suicidio de Obi-Wan en la Estrella de la Muerte, R2 y Chewie se encuentran en una situación comprometida: en la misma nave en la que viajan se encuentran los planos de la estación espacial junto con los dos hijos de Anakin Skywalker. No me extrañaría que los dos se pusieran nerviosos: si en ese momento llega a ocurrirle algo al Halcón, el Imperio hubiese ganado antes de empezar. Afortunadamente todo sale bien, la Estrella de la Muerte es destruida y Leia es ascendida, tras la muerte de su padre adoptivo, a líder de facto de la Alianza. Con Kenobi y Bail Organa muertos y Yoda fuera de juego desde hace veinte años, Chewie y R2 se encuentran en el umbral de un cambio importante en sus vidas: tanto ellos como la Alianza Rebelde están a las órdenes de la hija de Darth Vader.

Publicidad

1 comentarios

  1. Ben Luicius dice:

    Artículo muy interesante. El Universo SW es siempre sorprendente.

Los comentarios están cerrados.