[Todos a una] Películas que matan infancias

Entre muchas otras polémicas estériles que ha desatado el reboot de Cazafantasmas, destaca el hecho de que su reparto sea (casi) íntegramente femenino. En nuestro post colectivo de esta semana barruntamos que habría pasado si unos cuantos clásicos incontestables de la historia del cine se hubieran planteado con los géneros cambiados.

Eskorbuto cantaban aquello de Cerebros destruidos, una canción que (trivia fact) suena automáticamente en la redacción de CANINO cuando entramos a fichar los lunes por la mañana. De un tiempo a esta parte, francamente, somos más de Infancias destruidas. Las de aquella gente con una memoria nostálgica tan frágil que su pasado se atomiza retroactivamente cuando alguien toca una de sus peliculitas de papel pinocho. Como ese efecto dominó nos parece graciosísimo, y aquí somos muy de pisotear iconos generacionales, bah, por pasar el rato, aquí tenéis unas cuantas películas a las que nos gustaría practicarle el saludable efecto gender-bending, estilo Cazafantasmas (2016), y reformularlas con repartos femeninos. Algunas proceden de la época de la película original en dimensiones paralelas, otras son secuelas inventadas estrenadas ya mismo. Todas son nuestro inocente jugueteo con las convenciones de los guiones de los clásicos. Que lo disfrutéis.

(Imagen de cabecera: Sacha Lefebvre – Facebook / Foto home: Subversively.com)

Alien, la octava pasajera (Ridley Scott, 1979)

alien_gender

Tras encontrar un ovni con forma de pulsera magnética para el reúma, la capitana de una nave estelar regresa a bordo preñada de una grotesca forma de vida alienígena. Pero, como la señora ya ha sufrido los servicios de obstetricia que ofrece la mutua de la corporación Weyland-Yutani, el parto xenomorfo la deja medio igual: peor fue cuando el ginecólogo decidió hacer cesárea porque la salida de cuentas coincidía con la Superbowl (*). Tras sucesivas muertes aderezadas con imaginería vaginal, uno de los (escasos) miembros varones de la tripulación acaba con la bestia quedándose en ropa interior: los calzoncillos Abanderado del astronauta presentan un estado tan lamentable que el ente decide arrojarse al el espacio antes de aguantar tanto pestazo y tanto palomino.  (*) Ejemplo (casi) verídico. Yago García

El apartamento (Billy Wilder, 1960)

Shirley-in-The-Apartment-shirley-maclaine-5246193-1280-720

Una empleada de segunda categoría, típica amiga graciosa, cede su casa a su jefa de tremendos apetitos sexuales. En el interín, ella solo lee a las hermanas Brontë, ve I love Lucy y es chiste recurrente de sus amigas en el curro. El problema es que se enamora de uno de los amantes de su jefa, el encargado del ascensor, el cual la quiere a la mitad de película. Al final, claro, los espaguetis los hace ella. Julio Tovar

El club de la lucha (David Fincher, 1999)

Fight club

La narradora es una mujer que no puede soportarlo: sus compañeros son babosos, cobra menos que ellos y trabaja más. Le dicen cómo tiene que vestirse, cómo se tiene que comportar. Consecuencia: la narradora no puede dormir. Su doctor la toma por histérica y le dice que si quiere saber lo que es sufrir, que vaya a ver a mujeres maltratadas. La narradora se apunta a un grupo, se hace pasar por una maltratada y el insomnio se cura hasta que conoce a Mario, un hombre que se hace pasar por drogadicto por la misma necesidad de atención. Las cosas se ponen peor cuando la narradora conoce a Taylor, una mujer con la que tiene una pelea y que la ayuda a crear los clubes de lucha, peleas clandestinas donde las mujeres pueden ser libres.

La cosa se sale de madre cuando la narradora pierde el control de los clubes de lucha y Taylor asegura quedarse embarazada por inmaculada concepción y como rebelión. Al final, la narradora descubre que Taylor es parte de su psique e intenta detener su plan para reventar lo que Taylor considera centros de machismo: revistas de moda, bufetes de abogados y centrales de tiendas de ropa. La narradora no puede impedirlo y ve un millar de explosiones a través de la ventana de la redacción de Men’s Health junto a Mario, al tiempo que un enorme coño se proyecta durante un segundo en pantalla. Adrián Álvarez.

Girls Hard Day’s Night (Richard Lester, 1964)

Esta sí que la han hechoJulio Tovar

Space Cowgirls (Clint Eastwood, 2016)

Space Cowgirls

Goldie Hawn interpreta a Frances Corvina, una prestigiosa ingeniera aeroespacial jubilada cuyo sueño siempre ha sido, en realidad, ser una flamante estrella del country. Nacida en el seno de una conservadora familia italoamericana con grandes expectativas sobre su brillante futuro, Frances tuvo que declinar sus aspiraciones como neumática reina del folclore hillbilly para aceptar una beca en el Georgia Institute of Technology (Atlanta), en donde debía ocultar su absoluta fascinación por Loretta Lynn, en medio de un mundo que parecía haber olvidado el meloso y más familiar de los sonidos en pos del herético R&B que sabe Dios, Oh Sweet Mother of Jesus, en qué podría acabar degenerando… Todas las noches, Frances se recuesta en la mecedora de su porche en Kentucky acompañada de sus 15 fieles gatos (llamados todos Seymour: Seymour 1, Seymour 2, Seymour 3…) y le canta al polvo galáctico bajo la luz de la luna: You ain’t woman enough (to take my man). En su fuero interno, rumia un pensamiento desasosegante: ¿alguna vez podrá cantársela cara a cara a las estrellas? Una mañana, el sonido de varios Toyota mastodónticos la despiertan.

Un loco trasunto de Hillary Clinton (Cher) desciende de la limusina presidencial y le ruega a Frances que se embarque en una peligrosa misión espacial: un antiguo satélite, el que parece ser el último y macabro regalo de la URSS (¡Ha! ¡Nunca debimos confiar en la Perestroika!), se desmorona y está listo para impactar en Nashville, provocando una absoluta catástrofe de proporciones inconmensurables pero, sin duda, apocalípticas. Frances contará con el inestimable apoyo de sus antiguas compañeras de aventuras de su etapa en la NASA (todo eso se cuenta en un flashback de minuto y medio): Dolly Parton, Sigourney Weaver y Melanie Griffith. En mitad de la misión, hay un cameo de Loretta Lynn con uno de sus impresionantes vestidos de comunión dentro del satélite. Michael Bay ha anunciado ya una secuela que se rodará en 2017 bajo el nombre de Armageddonna. Ya está disponible un adelanto de la banda sonora, de la que hemos podido escuchar en primicia la versión de Il Divo del I don’t want to miss a thing de Aerosmith. El nombre de Demi Moore todavía está en el aire. Laura Maza

Volver a empezar (José Luis Garci, 1982)

asignatura-pendiente-garci

Una mujer, escritora de éxito en California, vuelve del exilio a España para ver a sus viejos amores. Todos ellos están casados con mujeres que no quieren y desprecian, pero son tan tardofranquistas que no se divorcian. Retorna a América sin un beso y se acaba casando con un Pantera Negra ex-sandinista sin un brazo. Julio Tovar

Mujeres de negro (Barry Sonnenfeld, 1997)

men-in-black-4-700x304 (1)

Cuando el Sistema Solar está en peligro las únicas que pueden salvarnos son las agentes del WIB. La jefa Ese (Meryl Streep) encarga la misión de proteger al planeta a la pareja formada por la joven novata Ele (Lupita Nyong’o) y la veterana sensata Eme (Marisa Tomei), con la ayuda de la perrita carlina Fiona. Las diferencias de personalidad entre las dos agentes son el motor de unos chistes que acompañan a la persecución de la alienígena Edith la Bicho (Sarah Michelle Gellar). Durante la misión, Ele tiene tiempo para conocer a Larry (Andrew Gardfiel), un médico forense que ha cultivado una personalidad encantadora a pesar de su lúgubre ambiente de trabajo. Pablo Vicente

Dentro del Laberinto (Matthew Barney, 2016)

LABERINTO2016

“¡El Rey ha muerto, viva la Reina!”. Con estas palabras sonando a voz en grito sobre los acordes de Ashes to Ashes arranca el título más esperado de estas Navidades. Las excelentes críticas de su preestreno en la ComiCon de R’lyeh destacan los ecos shakespearianos de esta ópera pop en discordiana (como La Reina Lear en versión Illuminati) en la que Lady Gaga reivindica para sí el trono vacante de David Bowie. De la mano del autor del ciclo Cremaster (1994-2002), la Drama Queen del Pop se toma la revancha tras su polémica actuación en la ceremonia de los Grammy, secuestrando al retoño de Kanye West y Kim Kardashian.

El debut cinematográfico de la “abuela coraje” Caytlin Jenner como la nueva heroína de acción transgénero, pone el listón todavía más alto para el duelo final de divas en el corazón de un laberinto de látex y purpurina habitado por glamurosos seres de pesadilla. Arropada por su séquito de Little Monsters, la Reina de los Goblins interpreta un par de temas inéditos de Prince luciendo sus mejores galas de Emperatriz Postmoderna; es decir, en cueros, como homenaje a la mítica portada de Lovesexy (1988). El guión escrito por Ben Stiller y las hermanas Wachowski reformula el mensaje familiar del clásico de los ochenta desde una perspectiva más irónica (y ciertamente más siniestra) incluyendo cameos de Slavoj Žižek, Sir Elton John y Tony Bennett entre otros. Atención al espectacular diseño de producción, obra del español Santiago Calatrava, plagado de óxido y aluminosis. ¡Obra de culto instantánea! David Bizarro

La cazadora (Michael Cimino, 1978)

Meryl_Streep

Un grupo de mujeres viven la guerra de Vietnam y vuelven traumatizadas por la experiencia. Pero la boda es más corta, cobran menos y solo trabajan de enfermeras por la misoginia de los marines. Acaban cantando I Will Survive en un karaoke en lugar de God Bless America después de divorciarse de leñadores catetos maltratadores (pleonasmo) del medio oeste. Julio Tovar

Las mercenarias (Richard Linklater & Kathryn Bigelow, 2017)

mercenarias

Ustedes no lo sabían, pero nosotros se lo contamos: el director de Boyhood (2014) lleva trabajando sin pausa en este película desde finales de los ochenta. Pero lo que comenzó siendo un docudrama sobre el traumático divorcio de Brigitte Nielsen y Sylvester Stallone tras el rodaje de Cobra (1986), ha derivado en un alegato crepuscular a las mujeres del cine de acción, gracias a la proverbial incorporación de Bigelow al proyecto. Junto a una Nielsen más recauchutada que nunca, la explosiva pareja de cineastas ha recuperado para la gran pantalla a Pamela Anderson y Lucy Lawless en lo que los medios del heteropatriarcado han definido como “el reboob del año”. Archivadas las denuncias por “incitación al odio y apología de la violencia de género” interpuestas por John Milius y James Cameron, la película verá la luz el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora.

En su misión para recuperar los emails personales de la presidenta Hillary Clinton de manos del contubernio ruso-republicano liderado por Donald Trump, el trío protagonista contará con la inestimable ayuda del “Comando Terrorista de las Primeras Esposas”, integrado por Sharon Stone, Geena Davis, Susan Sarandon, Demi Moore, Melanie Griffith, Pam Grier y Dolly Parton. De momento, el productor y guionista Quentin Tarantino confirma que el “blockbuster neofeminista” contará con presencia española por partida doble: por un lado, Mónica Naranjo como responsable de la banda sonora; y nuestra medallista olímpica de taekwondo y entrañable presentadora de Cinturón Negro, Coral Bistuer, en un papel escrito a su medida.“Es la nueva Zoe Bell”, presume el creador de Kill Bill. “Yola Berrocal y Sonia Monroy tendrán que seguir esperando a que suene el teléfono”. David Bizarro

Indiana Jones (Steven Spielberg, 1981 -2008)

Indiana jones

La cámara se acerca al personaje principal y vemos a Indiana Jones, una profesora de arqueología, a la que se encomienda la misión de encontrar el Arca Perdida. Durante su periplo, la competente Indiana no se encuentra con damiselas en apuros desvalidas a las que tiene que rescatar un macho con barba de dos días, ni por supuesto la visten de princesa oriental a lo Leia ni está tan pagada de sí misma que cree que todos los hombres que se cruza a su paso están deseando irse a la cama con ella. No, nada de eso. Nuestra Indiana Jones se las arregla sola para encontrar tesoros ocultos y enfrentarse a quien haga falta. Sólo necesita una pistola y un látigo. Si Lara Croft puede, Indiana Jones también. Carolina Velasco

Cuenta conmigo (Andrea Arnold, 2016)

photo-1460132011327-1bcd44f7ae20

Con sólo un par de notas ya reconoces la canción. Se trata de Stand by me, el clásico de Ben E. King que, una vez más, volverá a acompañar a la adaptación del relato de Stephen King El cuerpo en su vuelta a las salas de cine treinta años después. No tiene sentido hacer un remake idéntico al original” ha dicho la directora Andrea Arnold para justificar su decisión de cambiar el género a los cuatro protagonistas. “En la versión del 2016 buscamos de igual manera el homenaje y la propia identidad. Una película que mantenga el mensaje sobre la amistad pero que explore las experiencias de las mujeres” ha comentado en exclusiva para CANINO.

El otro gran cambio de esta nueva cinta es que, con inteligencia y picardía, sitúa la acción en los ochenta, época en la que se estrenó su predecesora, en vez de en los 50 en donde se ambientaba esta última. Así, nuestras jóvenes protagonistas interpretan temas de Cyndi Lauper o Madonna mientras caminan sin descanso por las vías del tren. Entre nuestras escenas favoritas, la discusión de las amigas sobre su rompecorazones favorito y como todas acaban por coincidir en nombrar a River Phoenix. Un simpático y apropiado guiño en una de las películas que marcará este 2016. Marta Trivi

El mundo de Gwen (Vicente Aranda, 1996)

mundodegwen

Espoleado por el éxito de Amantes, Vicente Aranda cambió radicalmente de estilo con esta comedia protagonizada por unas muy rockeras Victoria Abril (Güendolín) y Ana Belén (Gabriela), dos locutoras de una emisora de radio de Fuenlabrada que sueñan con crear su propio festival musical tras caer rendidas ante la primera edición del Viñarock, festival que cubren para su programa El mundo de Gwen.

La película contó con el favor del público, aunque no tanto de la crítica, no demasiado a favor de la sucesión de cameos: Jota (Los Planetas) o Australian Blonde serían piezas fundamentales en la historia pero la película será recordada para la posteridad por el increíble número final con Platero y Tú y las dos protagonistas a la guitarra y la batería, que además terminaría por convertirse en la canción del verano y por primera vez en su historia en la única imagen del triple álbum recopilatorio Boom 12. La película contó con una secuela dirigida por Jesús Franco que pasaría sin pena ni gloria y que cambiaba el rock radical por la bossa nova nudista. Kiko Vega.

Cobra menos (Panos Cosmatos, 2016)

Cobra menos

La brecha salarial es una enfermedad. Ella es el remedio. Cansada de percibir siempre una remuneración inferior a la de sus compañeros varones por realizar el mismo trabajo, Mario Cobretti ―ella siempre quiso tener un nombre más dulce, como «Alberto»― decide prepararse las oposiciones a policía de Los Ángeles. Primera de su promoción, seguirá alimentando su fama de hembra problemática al enfrentarse con sus superiores por los derechos de las agentes y demás minorías con placa. También plantará cara a una sanguinaria agrupación de supremachistas arios, y encontrará el amor junto al único testigo de sus asesinatos, un modelazo trans con el culito más blanco que cualquiera de ellos. Andrés Abel

La rodilla de Jean (Eric Rohmer, 1970)

genou-de-claire-1970-03-g

Una profesora de éxito madura, en comparsa con su amiga “exiliada” en Niza, decide ligarse a unos jovencitos. El problema llegará cuando se enamore completamente de uno de ellos. La escena final, después de cortar su relación con este joven sin llegar a nada, es un plano largo de ella volviendo a su casa a la vez que es observada por las viejas amargadas que saben de su idilio. Julio Tovar

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad

4 comentarios

  1. Shonen_bat dice:

    Me encantaría ver esa versión del Club de la Lucha dado el tufillo rancio de hombres ofendidos que desprende la obra original.

    Mi infancia está destruida, lo habéis conseguido.

  2. el convincente gon dice:

    Curiosamente, creo que, de hacerse en la realidad, las versiones más destructoras de infancias serían las que proponen las dos chicas, Marta y Carolina.

  3. Pingback: Películas que matan infancias
  4. Pingback: [Todos a una] Del celuloide al rayo catódico: películas que deberían ser series - Canino

Los comentarios están cerrados.