#untemazodiario: 11 de febrero de 2016

Habrás oído más de una vez que Los Saicos inventaron el punk. Desde luego, los estilos de la música pop no salen de la nada, y obedecen a una serie de influencias, que en el caso del grupo peruano son sumamente sencillas de rastrear. Sencillamente, subieron la rabia y el volumen a los clásicos del rocanrol.

El extraordinario número 1 de la revista Agente Provocador, editado por La Felguera, incuye entre sus páginas una entrevista con Erwin Flores, cantante de Los Saicos, mítica banda de garage y proto-punk peruana. En ella, Flores reconoce que la furia que respira cada compás de su himno Demolición, grabada nada menos que en 1964, obedece a una rabia adolescente muy primaria y universal. Pero que lo que realmente les inspiró fue el rock’n roll clásico de Bill Haley y otros fundadores de los sonidos juveniles de la época. Los Saicos son, esencialmente, un grupo de rock. Ls etiquetas vinieron después.

Lejos de ser un oscuro grupo de garage que grabó de cualquier manera un puñado de explosiones de acordes distorsionados, Los Saicos hicieron historia en la historia del rock en Sudamérica al ser el primer grupo en grabar canciones propias y uno de los primeros en tener un repertorio en español. No solo Demolición figura entre los hitos de un grupo con unos cuantos temazos rebosantes de humor y sonido pedrestre, sino que también consiguieron éxito con canciones como Fugitivo de Alcatraz o El entierro de los gatos.

Sin embargo, ninguna alcanzó la perfección de Demolición, un tema que es pura… bueno, pura destrucción. La idea de una estación de trenes (la primera de muchas) viniéndose abajo una y otra vez, entre gritos y distorsión, es una de las imágenes más poderosas del rock primitivo. La abstracción de la letra y los aullidos del infierno de Erwin Flores son la esencia de uno de los primeros hitos destructivos de la música pop.

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad