#untemazodiario – 12 de enero de 2016

Es el tema menos conocido de la etapa clásica de New Order, y aún así sigue dándoles sopas con honda al noventa por ciento del tecnopop de entonces y de ahora. En el fondo, Stephen, Gillian, Bernard y Peter eran unos ladrones (como nosotros).

¿Qué puede hacer un grupo tras haber publicado la canción definitiva de su discografía? Pues, de acuerdo con las enseñanzas de New Order, el mejor curso de acción posible es seguir sus andanzas con un tema igual de formidable… aunque el destino de dicha canción sea quedar eclipsada para los restos. Para comprobarlo, no hay más que atenerse a un hecho cierto: con su redoble de bombo, su papel histórico en la música de baile y la copiosa leyenda asociada a su producción (que si fue el maxi más vendido de la historia, que si su mítica portada era tan cara de realizar que cada disco vendido le costaba dinero a Factory Records…), a todos nos suena Blue Monday. Pero de la pobre Thieves Like Us se acuerda bastante menos gente.

https://www.youtube.com/watch?v=QBRaOSkoIOg

Escrita al alimón con el productor Arthur Baker, una leyenda del hip hop primerizo cuya huella se nota en su ritmo trotón, esta canción toma su título prestado de una película de Robert Altman: Ladrones como nosotros (1974). Eso sí, sólo el título: Gillian Gilbert, Stephen Morris, Bernard Sumner Peter Hook, chicarrones de Manchester poco amigos de intelectualidades, se saltan a la torera cualquier referencia cinéfila tanto en el sonido del tema, concebido con la intención de arrearle una colleja a The Human League en su propia casa, como en una letra que contiene algunos de los ripios más sonrojantes, a la par que divertidos, jamás cantados por Sumner. Porque, si bien el vocalista de New Order nos ha dado muchos versos gloriosos (no decimos por qué), eso de «I’ve lived my life on the valleys / I’ve lived my life on the hills / I’ve lived my life on alcohol / I’ve lived my life on pills» se lleva la palma de largo.

Con estos mimbres, y con una portada en la que Peter Saville homenajeaba a Salvador Dalí (con paradoja matemática incluida), Thieves Like Us salió al mercado en abril de 1984: un año y un mes justo después de Blue Monday, y once meses después del álbum Power, Corruption & Lies. Como correspondía a una pieza editada tras esas dos obras maestras, la recepción por parte del público y la crítica fue más bien tibia, por no decir indiferente. Pese a ello, la banda se sintió lo bastante orgullosa de haberla grabado como para convertirla en el tema principal de su delirante mediometraje New Order Play At Home, que les mostraba tocándola en el club Haçienda, su cuartel general.

Publicidad