#untemazodiario: 11 de enero de 2016

Justo ayer comentábamos unos cuantos miembros de CANINO la grima y el dolor con los que atravesamos toda la ola revivalista que, a todos los niveles, vivimos en los noventa y primeros dosmiles, y cuyos efectos aún estamos notando y que de aquellos barros, estos lodos.

Pero como aquí tampoco hemos sido nunca de absolutismos totales, habrá que romper alguna lanza por algo que pasara en los noventa, ¿no? Porque algo bueno pasaría. Incluso dentro de las filas del britpop.

Supergrass ya nos caían bien entonces y ahora casi que más. Primero, porque eran muy feos y, demonios, les encantaba serlo. Segundo, porque sus temas sencillos, directos, sin miedo al ruido ni al dejarse llevar suenan mejor ahora que entonces, cuando suponemos, más de una producción les cortó las alas. Redescubrimos Caught by the fuzz con la película incomprendida por excelencia de Edgar Wright, Arma fatal, en cuyos créditos finales atronaba y desplegaba este temazo un estribillo melodioso, pegadizo y con esos coros como de broma muppet que los chicos de Oxford dejaban caer en sus canciones tan a menudo. El tema tiene una espléndida versión acústica, pero es en la ácida y simplísima versión original donde atrona con más fuerza el sencillísimo, tontorrón e infeccioso estribillo original («If only my brother could be here now / He’d get me out he’d sort me out alright I knew I should have stayed at home tonight») . Un grupo a reivindicar, un temazo a redescubrir.

 

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad