#untemazodiario: 16 de enero de 2016

Hoy, en #untemazodiario, una canción que no podía ser más de viernes. Vibrante, escandalosa, pegadiza, bailable. La desaparecida Laura Branigan viene a hacer estragos con vuestras hormonas.

Como tantísimos chavales de mi generación (39 tacos, pero lo llevo bien, LO LLEVO BIEN, DEJADME), tuve la banda sonora de Ghostbusters. Fue uno de mis primeros cassettes. Y aunque la compré, cómo no, atraído por el incombustible (yes, incombustible: esa canción no se quema ni rociándola con gasolina) tema principal de Ray Parker Jr., pronto descubrí otros misterios en la banda sonora completa. La primera era dónde demonios estaban el resto de los temas incidentales de Elmer Bernstein (yo era así; y tardé décadas en encontrar la respuesta). La segunda, por qué no eran igual de famosos temarrales como este:

Laura Branigan fue bastante popular gracias a una competente versión de Gloria de Umberto Tozzi pero creo que fue con esta locura de synth-pop suave donde tocó el cielo. Branigan tuvo más éxitos, como  Solitaire, The Lucky One, Spanish Eddie o The Power of Love y murió en 2004 de un aneurisma. Muchas de ellas fueron de nuevo refritadas y convertidas en éxitos por artistas como Cher o Celine Dion en los ochenta. No sé por qué canción le hubiera gustado a ella ser recordada, pero puedo garantizar que pocas me hacen mover las caderas tan frenéticamente como Hot night. Feliz fin de semana.

 

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad