#untemazodiario: 24 de enero de 2016

No soy ávido consumidor de ska, pero sí que me gusta picotear entre los clásicos y, sobre todo, en la nueva ola skatalítica británica de los ochenta, de donde salieron auténticas maravillas como el temazo de hoy.

Mirror in the Bathroom fue uno de los grandes éxitos del momento y se convirtió en el single más vendido del año en Reino Unido. Por supuesto, fue también el gran hit de The Beat, que pasaron a la historia muy injustamente como unos one-hit wonder, lo que impidió que canciones de gran mérito, como su versión de Rough Rider de Prince Buster o la maravillosa Hands off she’s mine, tuvieran más éxito. Posiblemente fue debido a la adscripción del grupo a un ska más puro, menos versátil y variado como el que hacían The Specials. Lo que no impidió a The Beat telonear en su día a gente como David Bowie, Talking Heads, The Clash, The Police o REM.

Mirror in the bathroom es, merecidamente, uno de los hitos de la época. Su letra seria y enigmática, alejada del tono jovial que siempre achacamos a los grupos de la época (erróneamente: The Specials, sin ir más lejos, tenían letras que se te caía el mundo encima) le da un carácter muy especial, reforzado por el tremendo saxo del mítico Saxa (que había tocado con Prince Buster, Laurel Aitken o Desmond Dekker, nada menos), y que proporcionó un inequívoco tono jamaicano al tema.

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad