#untemazodiario: 5 de febrero de 2016

"Your name is mud" es una frase hecha que en inglés se refiere a alguien poco sofisticado, inteligente o popular. Su empleo se vio reforzado en el habla popular después de que el doctor Samuel Mudd atendiera a John Wilkes Booth tras el asesinato de Lincoln. Pero la identificación de "mud" (literalmente "cieno, lodo, barro") con algo negativo en sentido figurado viene de mucho antes, del siglo XVI.

Nada de eso importa ante este temazo de Primus que cuenta la historia de Alowishus Devadander Abercrombie, al que todo el mundo llama Mud, que es la versión abreviada de su nombre, o eso le han dicho al pobre imbécil («My name is Mud / But call me Alowishus Devadander Abercrombie / That’s long for Mud, so I’ve been told / Told that by this sonsabitch that lies before me bloated blue and cold»). Concretamente, se lo ha dicho un amigo al que ha matado tras una discusión y al que ahora tiene que enterrar antes de que empiece a oler.

Desde el increíble riff de bajo de dos notas (¿riff de bajo se puede decir? No, ¿verdad?) al empleo del instrumento como si fuera un complemento a la percusión, pasando por los bailes (TM) en el videoclip de Les Claypool, el único virtuoso del bajo que no solo no da la brasa sino que da gusto escucharlo, My name is Mud no tiene desperdicio. Hasta la versión en cristiano, aún más trashmetalera de serie Z, tiene su aquel. Aquí diríamos que una canción que samplea DeliveranceWhere are you goin’, city boy?«) no puede ser mala ni queriendo, pero lo cierto es que My name is Mud es América pura, y hace gala de un rasgo bien de allí: es un prodigio musical y, al mismo tiempo es hilarante como un barril de monos.

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad