#untemazodiario: 6 de enero de 2016

Menudo regalo de Reyes traemos hoy en #untemazodiario: nada menos que el hit por excelencia de The Associates, el dúo que le demostró al mundo que "glamour" y "Escocia" no son términos incompatibles.

Dependiendo de dónde mires, The Associates pueden ser descritos, bien como un grupo de post punk, bien como uno de tecnopop, o incluso entrar dentro de la categoría de bandas folk. Y, por raro que pueda sonar, hay parte de verdad en esas tres cosas: el dúo fundado por Billy Mackenzie (con su vozarrón incalificable) y Alan Rankine (con su guitarra acústica, sus sintetizadores y sus cosas) siempre se resistió a las clasificaciones fáciles. Para probarlo, hoy te traemos la que seguramente sea su canción más conocida: Party Fears Two, un pepinazo melodramático extraído de Sulk, el álbum que publicaron en 1982.

Financiado con un presupuesto elevadísimo (buena parte del cual se fue en drogas, en ropa guay y en salmón ahumado para alimentar a los galgos de Mackenzie), Sulk es uno de esos álbumes que sólo pueden salir de un grupo en descomposición. Y, aunque esta canción no sea la pieza más extraña contenida en el disco, ni la más frenética, transmite a la perfección esa decadencia acelerada merced a la cual el cantante y Rankine partirían peras poco después. No sin antes haber grabado, eso sí, unas cuantas canciones ideales para hacer karaoke frente al espejo en una mañana de resaca, desengaño y molicie, presentadas por la banda en el Top of the Pops con unas cuantas intervenciones que hicieron historia, por histéricas. En casos como este, «glamour» y «Escocia» no son términos incompatibles.

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad