#untemazodiario: 6 de febrero de 2016

¿Un sueño febril, una oda al sexo oral o una colleja a Margaret Thatcher? Ambas cosas: en 1988, A.R. Kane dieron los primeros pasos hacia el shoegaze de la siguiente década con esta Baby Milk Snatcher.

En cierto sentido, A. R. Kane no eran tanto un grupo de pop como una improbabilidad. O, también, un accidente delicioso que tuvo su origen cuando los publicistas Rudi Tambala Alex Ayuli trataban de ligarse a una chica en una fiesta. Amigos desde el instituto, y cultivadores de un gusto musical en el que cabían desde el dub jamaicano hasta los ‘Nuevos Románticos’, Tambala y Ayuli intentaron impresionar a la moza convenciéndola de que estaban en un grupo, y que ese grupo sonaba «como la Velvet Underground mezclada con los Cocteau Twins, Miles Davis Joni Mitchell». Según el orden natural de las cosas, el bromazo debería haber quedado allí. Pero resulta que la chica en cuestión conocía a Derek Birkett, el fundador del sello One Little Indian, quien se puso en contacto con el dúo para que le enviaran una maqueta.

La maqueta en cuestión tardó en llegar, pero llegó. Como también llegaron los singles maxi-singles que desembocaron en Sixty Nine (1988), el debut largo de A. R. Kane y uno de los discos más raros de su época… o de cualquier otra. Fiel a su premisa, la banda se dedicó a mezclar guitarras ruidosas, cajas de ritmos y efectos de eco para conseguir un sonido que dejaría su huella en Slowdive, My Bloody Valentine y otros grupos capitales de lo que habría de llamarse ‘shoegaze’. 

De entre los cortes del álbum, una de los más populares siempre ha sido esta Baby Milk Snatcher, canción de subida ingravidez cuya letra resulta… digamos que ambigua. Porque, si bien podría tratarse de una oda al sexo oral, como tantas ha habido en la historia del rock, también cabe recordar que la entonces pujante Margaret Thatcher había recibido el apodo de ‘Thatcher Milk Snatcher’ durante su etapa como ministra británica de Educación. Y, si se tiene en cuenta esto, escuchar eso de «baby suck seed, slow, slow, slow» podría resultar una invitación de Tambala y Ayuli para que la entonces Primera Ministra les… en fin, mejor no pensemos demasiado en ello, por favor.

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad