#untemazodiario: 9 de enero de 2016

Con canciones como esta, el invierno se hace más llevadero: antes de montar Everything But The Girl, la siempre genial Tracey Thorn y sus Marine Girls sabían crear viñetas tan brumosas y exquisitas como este On My Mind.

El de Tracey Thorn es uno de esos nombres que cualquier aficionado a la música pop debería venerar como el de la genio que es. De hecho, seguro que muchos de ustedes conocen la historia de cómo ella y Ben Watt, su pareja artística y personal de toda la vida, tuvieron la genial idea de montar un dúo tras ver el cartel de una tienda de muebles que se ofrecía a vender «todo menos la chica» (es decir, «Everything But The Girl») a sus posibles compradores. El resultado de dicha ocurrencia fue uno de los mejores grupos de los ochenta, prolongado tras la retirada de Watt mediante una carrera en solitario de singular gracejo. Ahora bien, ¿empezó la carrera musical de Tracey cuando se juntó con su maromo? En absoluto: en 1981, cuando aún iba al instituto, la Thorn y su amiga Gina Hartman fundaron las Marine Girls, un grupazo de enormes méritos y breve discografía, capaz de entregarnos gemas como este On My Mind.

Lanzada como single en 1981 por el mítico sello Cherry Red (el mismo de The Monochrome Set, Felt y otros nombres de ese indie primigenio que tanto llegó a molar), la canción es un buen resumen de todo lo que hacía grandes a las chicas marítimas. A saber: estructura más simple que el mecanismo de un botijo y el vozarrón de Tracey conjuntándose a la perfección con los suspiros de Gina en una melodía que quita el sentido.

Tras lanzar dos álbumes (Beach Party -1981- y Lazy Ways -1983-) reunidos ahora en el recopilatorio de rigor, las Marine Girls abandonaron la escena tan silenciosamente como habían llegado. Gina Hartman se retiró de la música, mientras que las hermanas Jane y Alice Fox (bajista y batería) fundaron la efímera banda Grab The Haddock. En cuanto a lo de Tracey Thorn, como ya hemos dicho, es historia. ¿Elemental? Pues sí, pero evocador en grado sumo: escuchar On My Mind es el equivalente a pasear por una playa de guijarros en un atardecer invernal, arrebujándose en el abrigo mientras se escucha el rumor de las olas y se sueña con un verano que nunca acaba de llegar del todo…

Como cada día, puedes escuchar los temazos seleccionados hasta el momento en nuestra lista de Spotify.

Publicidad