[Galería] Vibradores Motörhead: todo el placer del Metal, a tu alcance

La banda de Lemmy Kilminster ya tiene lo único que le faltaba para quedar como el grupo más macarra, a la par que poderoso, de la historia del rock: una colección de dildos licenciados, adornados con su logotipo y bautizados como sus temas más célebres.

Con esos cuarenta añazos de carrera, con esa retahíla de clásicos en su currículum y teniendo como líder a Lemmy Kilminster, ese icono de la vida en el filo, podría decirse que Motörhead ya nos ofrecían todo lo que se le puede pedir a unos iconos del rock más burrifacio. Pero un grupo tan aficionado a los extremos aún podía darle una vuelta de tuerca a su trayectoria: desde ahora, los autores de We Are the Road Crew Stay Clean son la primera banda (que sepamos) en tener una línea oficial de vibradoresLa firma de juguetes sexuales Lovehoney acaba de lanzar cuatro dildos temáticos inspirados en otros tantos hitos del repertorio del grupo, todos ellos adornados con su logotipo y con ese monstruo colmilludo diseñado por su ilustrador habitual, Joe Petagno.

Según promete el fabricante, los juguetitos de marras ofrecen «un poderoso impacto que captura a la perfección el estilo de vida rock’n’roll de la banda«, proporcionándole a quienes los usen «alucinantes orgasmos a la altura del grupo más ruidoso de la Tierra«. A falta de hacer pruebas sobre el terreno, nosotros dejamos constancia de los cuatro modelos de la línea: por un lado, tenemos el Ace of Spades y el Overkilldos artefactos de gran tamaño y siete velocidades, fabricado el primero en látex y el segundo en poderoso metal. Quienes prefieran dimensiones más reducidas pueden hacerse con una versión mini del Overkill y con otro modelo bautizado como Born to Loseque compaginan la discreción y la potencia.

En todo caso, los y las fans del grupo aficionados al placer penetrativo podrán usarlos para solazarse durante la enésima escucha del No Sleep Till Hammersmith… o para acompañar la lectura de esos webcomics guarretes que nosotros te recomendamos. Nosotros, por nuestra parte, esperamos que la línea tenga éxito y ofrezca más modelos, porque si algo no le falta a Motörhead son títulos de canciones propicios para bautizar máquinas de placer: desde Silver Machine (que vale, que esa es de Hawkwind, pero la compuso Lemmy) hasta Bomber, pasando por la inevitable Orgasmatron.

Publicidad