Webtoons: un nuevo formato de cómic para una nueva época

La forma en que consumimos obras culturales está cambiando. Las nuevas tecnologías nos permiten ver una película o leer un libro en el móvil mientras esperamos el metro o realizamos cualquier actividad cotidiana. De la misma forma, es posible leer cómics en el ordenador o en un smartphone, pero hay un nuevo formato que está dejando atrás a los webcómics: los webtoons.

Los webcómics están lejos de ser una novedad, ya que comenzaron sus andanzas a principios de los noventa, reafirmándose en el mercado a finales de la misma década. Tal vez muchos crean que los webcómics son la forma más moderna de aproximarse al noveno arte, pero en Corea del Sur han ido más allá: allí fue- donde nacieron los webtoons, un nuevo formato de cómic digital que tal vez dentro de poco deje de ser tan desconocido para Occidente.

Origen y éxito del webtoon

La historia de los cómics en Corea se remonta a los años de la ocupación japonesa (1910-1945), época en la que nació el manhwa, gran desconocido a nivel mundial al verse eclipsado por el manga japonés. Bajo ese nombre se conoce en coreano a todo tipo de cómics, y fuera de Corea del Sur, el término se refiere exclusivamente a las tiras cómicas surcoreanas.

Un webtoon (web + cartoon) es un manhwa digital. Bajo esta simple definición no encontraremos otra novedad con respecto a los webcómics que su nombre. Pero los webtoons tienen una característica particular que supone un importante cambio a la hora de crear y leer cómics en formato digital: su lectura es vertical. Esta novedad, que aparentemente puede resultar casi insignificante, hace que los webtoons sean ideales para leer en el móvil, donde lo vemos casi todo de forma vertical. Tan solo con deslizar el dedo, como si de una red social se tratara, podemos ir avanzando en la historia que tenemos entre manos.

Los primeros webtoons aparecieron en Corea del Sur hacia 2003 gracias al portal surcoreano Daun, y más tarde a Naver, que ofrecieron los primeros servicios para leer cómics en este nuevo formato. Más tarde, se apuntaron incluso empresas de mensajería, como Line, cuya app es muy popular en varios países asiáticos. El consumo de webtoons aumentó con la aparición de todos estos portales, obteniéndose unas ganancias de más de 150 000 millones de dólares en 2014.

El éxito de estos cómics es tal en Corea del Sur, que muchos de ellos son adaptados a otros formatos, como películas, series, obras de teatro, musicales y videojuegos. Además, tras su aparición, ha aumentado la lectura de cómics en general en el país. Una de las adaptaciones más famosas es la del webtoon Misaeng (2012-2013) de Yoon Tae-Ho, serie de televisión, que se estrenó en 2014.

Posibilidades y límites del webtoon

Además de su verticalidad, que los webtoons se publiquen de forma digital posibilita que las obras sean en color sin ver incrementados los gastos de edición y publicación. Es cierto que el cómic europeo y estadounidense suele publicarse en color, por lo que con respecto a estas dos industrias, el webtoon no se vería aventajado, pero su principal competidor es su país vecino: Japón, cuya tradición de publicar manga en blanco y negro se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando era necesario abaratar costes en la edición. Esta tradición ha continuado, además de por motivos económicos, por el gran volumen de manga que se edita en Japón; esto ayuda a que los mangas en Japón sea muy asequibles. Pero con la llegada de los webtoons, los lectores pueden disponer de cómics en color a un precio más bajo que el de ediciones impresas; esto puede suponer un inconveniente para la industria del manga impreso en Japón, que aún supera con creces al digital.

Además del color, que puede servir para establecer el tono de la obra, hay un elemento que en los cómics de lectura horizontal puede pasar casi desapercibido: la calle. Es ese espacio en blanco que sirve para separar las viñetas y que pasa prácticamente desapercibido ante el ojo humano a pesar de ser un elemento narrativo indispensable en los cómics. En el cómic tradicional su uso se ve restringido por la limitación de espacio; en cambio, en los webtoons este elemento cobra vida porque se le puede dar un mayor uso creativo y narrativo.

Si nos encontramos con un espacio muy grande entre viñeta y viñeta conforme deslizamos el dedo, podemos estar ante la intención del autor de expresar un salto en el tiempo entre ambas viñetas, o tal vez un silencio durante la conversación entre dos personajes. También puede usarse para colocar texto y que la propia viñeta no se vean tan recargada. Las posibilidades son muchas y todo dependerá de la creatividad del autor.

Algunos teóricos han expresado sus dudas ante el formato vertical porque piensan que puede perderse esa sensación casi cinematográfica del cómic, pero lo cierto es que puede aprovechar su verticalidad para transmitir la sensación de movimiento de nuevas formas.

Por otra parte, la incapacidad de volver hacia atrás de forma tan sencilla como en los cómics impresos puede suponer un inconveniente. La lectura en vertical tiene también su parte incómoda, porque regresar atrás en la historia para releer algo en concreto puede resultarnos tedioso. En cambio, la incapacidad de ver a primera vista varias viñetas al pasar de página resulta tremendamente útil para no descubrir información antes de tiempo. Pero aquí no acaba la cosa: las posibilidades son infinitas, y algunos webtoons cuentan con música, animaciones y fotografías que hacen que este formato sea tremendamente interactivo.

¿Dónde leer webtoons?

Aunque su fama todavía no está muy extendida en países occidentales, su exportación al extranjero comenzó hace ya algunos años. Es posible leer webtoons en varios idiomas, incluido el español, en aplicaciones como Webtoon (de Line) y Comico.

Webtoon permite leer de forma gratuita un gran número de cómics simplemente registrándonos o iniciando sesión a través de alguna red social. El inconveniente es que las traducciones están hechas por aficionados (lo dicen abiertamente), por lo que dejan bastante que desear y pueden echar para atrás a lectores más exigentes en ese aspecto. Comico también nos ofrece la posibilidad de leer webtoons de forma gratuita, aunque tan solo algunos episodios (suelen ser los diez primeros). Si queremos descargarlos o seguir leyendo, deberemos comprarlos con monedas que podremos adquirir a cambio de dinero real. Esta opción también es posible en Webtoon, donde se pueden usar las monedas para tener acceso anticipado a nuevas publicaciones.

Es el siguiente paso de los webcomics: los WEBTOONS arrasan en Corea y están pensados para ser leídos en pantallas y dispositivos portátiles. ¿Es esta la nueva revolución del cómic?

Tuitea esto

El inconveniente de Comico es que el número de obras es notablemente inferior al de Webtoon. Comico cuenta con webtoons coreanos, pero también japoneses; entre ellos ReLIFE (2013-2018) del magaka Yayoiso, que más tarde se editó en formato físico y que también cuenta con un anime. 

¿Por dónde empezar a leer webtoons?

Las aplicaciones de webtoons ofrecen la posibilidad de leer como mínimo los primeros episodios de forma gratuita, por lo que está al alcance de nuestra mano tantear el terreno y encontrar alguno que nos interese especialmente. Pero una buena forma de adentrarse en este mundo es a través de ReLIFE, ya que es el único webtoon que podemos leer completo de forma gratuita en Comico e ir acostumbrándonos a este nuevo formato. ReLIFE es el nombre de un experimento que consiste en dar una segunda oportunidad a adultos jóvenes cuya vida no va a ninguna parte. Arata aceptará ser el segundo sujeto de prueba de este experimento, aún en proceso de desarrollo, y regresará al último año de instituto con aspecto de adolescente. Si tras un año cumple los objetivos planteados, obtendrá el trabajo que tanto desea.

En Webtoon podemos encontrar otra obra que ha sido también adaptada a serie de televisión: Dr. Frost (2011-actualidad). El protagonista, que da nombre al webtoon, trabaja como psicólogo de día y barman de noche. Junto a una estudiante de Psicología, se encargará de resolver los rompecabezas que son las mentes de sus pacientes. Su principal característica es que no conoce la empatía, pero es capaz de entrar en las mentes de las personas con tan solo observar sus gestos o sus lugares privados; una especie de Sherlock Holmes cuyo objeto identificativo es un cubo de Rubik en vez de una pipa.

Aunque estas aplicaciones aún se encuentran en pañales en ciertos aspectos, ponen en jaque a grandes del manga como la Shōnen Jump, pues a pesar de contar con app, su formato sigue siendo el tradicional, horizontal. Muchas editoriales siguen resistiéndose al formato digital, especialmente a la lectura vertical, pero las ventas de manga en formato físico siguen cayendo, por no hablar de las revistas de manga. Estas últimas han sido siempre un medio para publicar obras de mangakas noveles, pero las aplicaciones de webtoons están tomado el relevo, permitiendo publicar su obra a cualquier artista y dándole la oportunidad de llegar a los lectores de forma más rápida y fácil. Solo el futuro nos dirá si estamos ante una nueva forma imperante de leer cómics y ante otra nueva ola de éxitos de la cultura pop coreana.

¿Te ha gustado este artículo? Puedes colaborar con Canino en nuestro Patreon. Ayúdanos a seguir creciendo.

Publicidad