‘Westworld’: HBO se pasa (aún más) con el sexo

El remake en forma de serie de Almas de metal causa polémica: a sus extras se les exige por contrato que acepten "tocamiento genital directo" y otras lindezas.

Con J. J. Abrams y el hermanísimo Jonathan Nolan produciendo, y un reparto que incluye a Anthony Hopkins, Ed Harris Evan Rachel Wood, Westworld es uno de los grandes proyectos de HBO para 2016, si no el mayor: se trata de un remake en forma de serie de Almas de metal, el clásico de Michael Crichton ambientado en un parque temático del futuro… pero con robots en vez de dinosaurios. Si el show sale bien, la cadena podría haber encontrado incluso el recambio definitivo para cuando a Juego de tronos se le acabe la cuerda. Pero ahora ha surgido un escollo de aúpa, debido al contrato que la cadena está haciendo firmar a los extras del serial. En dicho documento, a los actores y actrices se les advierte de que las exigencias del guion podrían obligarlos a «desnudarse por completo, ver la desnudez de otros o participar escenas de naturaleza sexual». Y eso es sólo el principio.

Tratándose de una serie de HBO, y con lo rentable que le sale el cancaneo a la emisora, despelotarse parece de rigueur. Otra cosa es que el contrato avise también de que, siempre por exigencias del guion, podrían (a saber) «llevar a cabo tocamientos mano-genitales», «aparecer con los genitales pintados», «simular sexo oral con tocamientos mano-genitales», «contorsionarse hasta adoptar la postura propia de una mesa» (WTF?) y la categoría reina, «posar a cuatro patas mientras otros, desnudos a su vez, cabalgan sobre tu espalda». Por lo pronto, el sindicato de actores de EE UU ya está tomando cartas en el asunto, mientras que HBO afirma que se trata de un texto elaborado por una empresa independiente de contratación (una ETT para figurantes y secundarios, vamos) y que ellos no han tenido nada que ver.

¿Nuestra opinión? Pues hacerle caso a Jezebel y opinar que la cadena miente como una bellaca: la trama de Westworld, con su parque de atracciones ‘para adultos’ repleto de robots dispuestos a satisfacer los deseos de los visitantes, se presta mucho a la escenificación de fantasías guarras. HBO decidió aprovechar ese factor para jugar la carta de las desnudeces que tan bien le ha funcionado en Juego de tronos, y la cosa le está saliendo por la culata. Por otra parte, el texto del contrato parece más propio de un informe forense que otra cosa, aunque sospechamos que este tipo de cláusulas siempre deben escribirse así.

Publicidad